Sou a: Inici / Antics alumnes / Entrevistes amb antics alumnes / Sandra Rodríguez

Sandra Rodríguez

Entrevista a Sandra Rodríguez, exalumna de l'Institut Puig Castellar

Sandra Rodríguez

 

—¿Cómo te llamas?

—Sandra Rodríguez.

—¿Cuántos años tienes?

—Tengo 22 años.

—¿Qué es lo más te gustaba de nuestro instituto?

—La relación con los profesores y con los compañeros, sobre todo en los últimos cursos. Con los profesores, porque te consideraban personas adultas y parecían preocupados por lo que aprendíamos. Con los compañeros, porque algunos son ahora mis mejores amigos.

—¿Recuerdas de forma especial a algún profesor?

—Sí, los que mejor recuerdo, porque me han enseñado más cosas, y no sólo de clase, son Paco Gallardo, Conxita Bosch, Rosa Fernández y también Toni [Martí].

—¿Tenías amigos? ¿Los sigues teniendo?

—Claro, y ahora son los mejores.

—¿Qué asignatura te gustaba más? ¿Cuál menos? ¿Por qué?

—Las que más Literatura, Filosofía, Arte y Castellano (sobre todo en COU); las que menos, Catalán, Mates y las lenguas “muertas”.

—¿Ésas cuáles son?

—El latín y el griego. Las que más me gustaban era porque me interesaban y por los profes. Le daban encanto.

—¿A qué te refieres?

—A que se esforzaban mucho para que te gustaran. Se dedicaban mucho  Paco Gallardo, Agustina Rico, Rosa Fernández y también Isabel Bravo, y la de Arte, que no me acuerdo de su nombre. Las que menos me gustaban, Mates, porque son Mates (ahora me gustan más), Latín y Griego, porque no les encontraba la utilidad que tienen, y Catalán porque no me gustaba la profesora.

¿Te gustaba la forma de trabajar de tu director o directora? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?

—Al director que más he conocido —su forma de trabajar— ha sido Lluís Belenes, y no tengo quejas, aunque tampoco pensé mucho en ello. Me preocupaba más cómo trabajaban los profesores.

¿Tuviste algún problema con algún profesor o profesora? ¿Y con algún compañero?

—Sí, tuve un problema con una profesora, y también un malentendido con otra, pero con ésta sólo al principio. Pero ahora sé que su propósito era que mejorase (mejor dicho, que mejorásemos, yo y los demás), o sea, que aprendiéramos. Con los compañeros no tuve problemas.

¿Te ha servido de algo estudiar en este Instituto?

—¿Tú que crees? Me ha servido para saber qué quería estudiar (sobre todo por repetir 1º de BUP) y que quería seguir estudiando. Y conocer a gente genial.

¿Ahora trabajas o sigues estudiando?

—Estudio y trabajo.

¿Qué estudias? ¿Dónde?

—Estudio psicología en la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿En qué lugar del Instituto te sentías mejor?

—Ahora no existe: la sala de alumnos, donde podías estudiar, hablar o, simplemente, quedarte a la hora del recreo. La eché de menos cuando la cerraron para abrir un laboratorio o algo así.

¿Tuviste actividades extraescolares?

—Sí, el primer año. Participaba en un equipo de voley ball que utilizaba las instalaciones del Instituto. También teatro, con Begoña... “Segura” (es que no me acuerdo bien de su nombre).

¿Estaban bien las instalaciones, los lavabos, el gimnasio, etc.?

—¡No! Estaban fatal, sobre todo las pistas deportivas. Los lavabos... podrían haber estado mucho mejor.

Y por último, cuando estabas en el patio, ¿había mucha naturaleza?

—No había mucha, algunos árboles plantados o así. Habría preferido algo de césped; un ambiente más natural, como el de los parques que hay cerca.

Entrevista realizada por Rebeca Hinojosa (2º de ESO)

[Aquesta entrevista va estar publicada a la revista Sota el Cel del Puig, núm. 2, febrer de 2001.]