Los diagramas sintácticos

Apuntes sobre diagramas de análisis sintáctico recogidos de algunas novelas

Los diagramas

1. En El profesor de Frank McCourt (Madrid, 2006) encontramos algunas referencias a los diagramas gramaticales:

"Roger Goodman decía que era importante enseñar a hacer diagramas gramaticales. Le encantaba lo que aquello tenía de estructurado y su belleza euclidiana. Yo decía "ah", porque no sabía nada de diagramas gramaticales. [...] Era la primera vez en todos mis años de enseñanza que me sentía libre en el aula. Podía enseñar lo que quisiera. Si venía gente de fuera a asomar la cabeza por la puerta, no importaba. Cuando Roger venía a hacer una observación, cosa poco frecuente, después escribía informes positivos y entusiastas. Desmontó mi resistencia ante cualquier persona en el mundo que estuviera uno o dos peldaños por encima de mí. Le contaba lo que hacía en mis clases y de él sólo recibía ánimos. A veces me soltaba una palabrita o dos sobre la importancia de enseñar diagramas gramaticales, y yo le prometía intentarlo. Al cabo de algún tiempo, lo tomábamos a broma.

"Lo intenté, pero fracasé. Tracé líneas verticales, horizontales, oblicuas, y me quedé después ante la pizarra, perplejo, hasta que un estudiante chino se ofreció voluntario para hacerse cargo de la lección y enseñar al profesor lo que debería haber sabido el profesor.

"Mis alumnos tenían paciencia, pero yo notaba por las miradas que se cruzaban y por el tráfico de papelitos entre unos y otros, que me encontraba perdido en el desierto de la gramática. En el Stuyvesant tenían que saber gramática para sus asignaturas de español, francés, alemán, hebreo, italiano, latín.

"Roger lo comprendió. Dijo:

-Puede que los diagramas gramaticales no sean tu punto fuerte.

"Dijo que algunas personas sencillamente no tienen esa capacidad. R'lene Dahlberg la tenía. Joe Curran la tenía, desde luego. [...] También Jesse Lowenthal tenía la capacidad [...] A Roger le agradaba saber que tenía en su departamento un núcleo sólido de profesores de los que se sabía que podían hacer diagramas gramaticales cuando se les pidiera. [...] [Con Jesse] Vamos a perder un gran profesor, y, chico, vaya si sabía hacer diagramas gramaticales. Lo que podía hacer ese hombre una frase y una tiza te dejaba pasmado. Una hermosura." (págs. 210 y siguientes).

2. En la novela También murió Manceñido de Ramón Carnicer (Barral Editores, Hispánica Nova, Barcelona, 1972, págs. 93-94), dice el profesor Renalías (una caricatura del profesor pedante, como tantos otros personajes de la novela) a sus alumnos de la Universidad Experimental:

Añadiré, a fin de evitar sorpresas en los ya iniciados, que los diagramas arbóreos utilizados en esta última corriente lingüística [la gramática generativa transformacional] yo los formulo de manera más concorde con las leyes de la naturaleza. Las ramas del árbol, aunque no todas, penden, van de arriba abajo, no cabe duda, y ello justificalas representaciones de la gramática generativa, pero no puede negarse que es mucho más lógica la representación ascendente, de abajo arriba, puesto que en tal sentido se manifiesta el desarrollo del mundo vegetal (al menos en lo visible, puesto que la raíz crece hacia abajo). Se trata, si ustedes quieren, de una distinción secundaria,pero dado que el lenguaje es un hecho biológico, no debemos desentendernos de lo que es ley común en biología vegetal. Así, pues, donde se representa...

Tomado de También murió Manceñido de Ramón Carnicer

yo representaré:

Tomado de la novela También murió Manceñido de Ramón Carnicer

...Y ya no añade más comentarios sobre el particular.

[Tornar a la pàgina principal d'aquesta secció.]