Sou a: Inici / Usuaris / Salvador López Arnal / textos / 2013 / “A sangre fría atómico”. Sobre los peligros de las centrales nucleares en Cataluña

“A sangre fría atómico”. Sobre los peligros de las centrales nucleares en Cataluña

 


Salvador López Arnal

. Ámbito temporal y analítico del estudio del colectivo imprescindible
“Tanquem les nuclears-100% renovables”: desde octubre de 2005 a
diciembre de 2012, recopilando y estudiando datos -a lo largo de estos
más de 7 años- del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

. Ubicaciones de los problemas (8 en total) en cada reactor: el
edificio auxiliar, el edificio de  combustible, el edificio de
contención, el edificio de control (con especial mención a la sala de
control), el edificio diesel, el edificio de penetraciones de la
turbina y el edificio de salvaguarda (se ha añadido la denominación
“sin determinar lugar concreto”, cuando la  información dada por el
CSN no menciona el lugar donde ha surgido el problema, 45 casos de
total por otra parte).

. Causas de los problemas (10 en total): alarmas reales de  radiación,
paradas no programadas, deficiencias en los métodos de  diseño,
deficiencias de  montaje, errores de actuación, fallos de un
mecanismo, falsas arrancadas, falsas señales de alerta, incendios, e
incumplimientos de las Especificaciones Técnicas de  Funcionamiento
(ETF) por parte de  la dirección de  la  central.

. Mecanismos o procesos muy afectados (16 en total): alternador,
barras de alimentación, bombas, conductos eléctricos, circuito
primario, detectores de gases tóxicos, detectores de radiación,
equipos de seguridad, estructura del edificio, generadores diesel,
generadores de vapor, ordenadores, presionador, sellado, sistemas de
refrigeración, válvulas, sin identificar mecanismos (26 problemas en
total de los que el CSN no indica mecanismo concreto afectado)

. Número de problemas de funcionamiento de las tres centrales
nucleares de Cataluña: 221 problemas (Por reactores: Ascó 1, 72; Ascó
2, 87; Vandellós 2, 62).

. Zonas más degradadas: el edificio de control (61 problemas, 29,8%
del total); el edificio de contención (50 problemas, 24,4%), el
edificio de combustible (23 problemas, 11,2%).

. Causas: debidos a actividades falsas o por mecanismos que deberían
funcionar y no funcionar, el 59,3% de los problemas  (121 del total de
221).

. Causa también importante: 4,9%, de los problemas se caracterizan
como problemas de diseño o montaje (¡En centrales nucleares que llevan
funcionando más de 25 años!).

. Otra causa básica (de 18 casos, 8,8%): problemas causados ¡por
incumplimiento –¡INCUMPLIMIENTO!- de las Especificaciones Técnicas de
Funcionamiento (EFT)!

.  Puntos destacados en el informe: 1) el elevado número de problemas
que el CSN presenta sin determinar una ubicación concreta en los
reactores (45, un 22%). 2) la zona más afectada por los problemas es
una de las más sensibles e importantes de  las centrales: el edificio
de  control (29,8% del total si se suman los que afectan a la Sala de
Control y al conjunto del edificio). 3) La segunda estructura más
afectada es el edificio de  contención, el núcleo más importante de
las centrales. 4) Es importante destacar que la tercera zona más
afectada sea el edificio de combustible.

. Sobre los mecanismos o procesos afectados: resulta chocante que un
12% de los problemas no tengan un mecanismo concreto con el que se
puedan relacionar, que el porcentaje de problemas en detectores de
radiación o  de gases tóxicos sea de un 38%, y que el tercer bloque de
mecanismos con problemas sea el de las válvulas. Existe un conjunto de
sistemas en los que la frecuencia de problemas tiene un valor que va
más allá de los datos cuantitativos: el circuito primario, los
sistemas de  refrigeración, los generadores de  vapor y  el
presionador (todos estos sistemas se hallan en el edificio de
contención).

. Aunque representan un porcentaje reducido de problemas -11,2% del
total-: son indicativos del estado de degradación de los reactores:
son componentes muy complejos y de difícil sustitución, que funcionan
en condiciones límites de  presión y temperatura y  que son vitales
para la  seguridad.

. Análisis de los reactores:
A) ASCÓ 1: 36 de los problemas del reactor, casi la  mitad, se dan en
el edificio de  contención y en el edificio de  control. Hay que
añadir que de los 13 problemas en los que no se determina la
ubicación, 6 parecen estar relacionados con mecanismos de control. Por
lo tanto, en los dos edificios principales de la central se concentran
casi el 60% de los problemas. Los detectores de  radiación indican
problemas de  radiación alta en 10 ocasiones y en otras 14 ocasiones
tienen errores. En los 9 problemas causados por válvulas, hay 4
ocasiones en que no se indica el lugar, y otras 4 en que resultan
afectadas válvulas del edificio de contención. Las 39 causas
principales de problemas: fallos, falsas señales de alerta y  falsos
arranques (representan más del 53%), se pueden considerar como
averías. Deben ser objeto de especial mención los 9 casos de
incumplimiento de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento,
conjuntamente con las 2 causas calificadas por el CSN como
deficiencias de métodos de diseño o deficiencia de  montaje.

B) ASCÓ 2: 87 problemas en 91 ubicaciones. La  proporción de problemas
que afectan a los dos edificios claves del reactor -el edificio de
control y  el de  contención- es de un 59,4%. En el edificio de
contención se dan 7 problemas relacionados con válvulas y 3 más
relacionados con una parte tan importante del reactor como es el
presionador. En el Edificio de Control, 29 de los 32 problemas se
relacionan con falsas alarmas de detectores de radiación o de gases.
Hay 7 arranques no previstos (o “espontáneos”) de los generadores del
edificio diesel, sin que la  información indique su causa. Y 17
problemas que se consignan sin que se determine el lugar concreto
donde se producen. De los mecanismos afectados por los 90 problemas
destacan las 35 falsas alarmas en detectores de  gases y  radiación.
Son más inquietantes algunos problemas estructurales: el 10 de
octubre del 2005 se detectan dos áreas de  contaminación radiactiva
fija en un lugar no determinado del reactor; el 4 de mayo del 2006, se
señalan deficiencias de diseño, sin especificar el lugar en que se
producen; el 20 de  febrero del 2009, se da una relación de cinco
tipos de anomalías que afectan al edificio de  control. De ninguno de
estos problemas se da explicación posterior. En total se determinan 88
problemas con causas definidas. Las falsas señales de alerta y  los
arranques en falso representan un 45,4% del total. Destaca que 8 de
los fallos de mecanismos, de los 21 totales, pasan en el edificio de
contención; que no se dan datos ni de mecanismos ni del lugar exacto
en que se producen 6 fallos más, y que 4 de los incumplimientos de las
ETF afectan a válvulas, aunque tan sólo en un caso se indica el lugar
donde está la válvula: en el edificio de contención.

C) VANDELLÒS II: 62 problemas. En 21 de los casos (35% del total) no
se define el lugar concreto donde se han dado. Entre los problemas que
sí que tienen ubicación definida, 29, casi la mitad del total restante
afectan a las dos áreas sensibles ya mencionadas: el edificio de
control y el de contención. El escándalo de la corrosión estructural
del sistema de refrigeración, denunciado en 2004, provocó una
alteración que hace que se deban de considerar especialmente los datos
posteriores a 2008, que es cuando la situación parece volver a la
normalidad. De los 35 problemas que se contabilizan entre el 2008 y el
2012, 9 corresponden al edificio de control, 7 al edificio de
contención y  11 no tienen una ubicación definida. En cuanto a
mecanismos o procesos afectados es necesario indicar que de los 11
problemas relacionados con válvulas, 6 no tienen ubicación definida y
2 afectan a  mecanismos del edificio de  contención. Durante 2006 se
produjeron 4 paradas no programadas; en ninguna de ellas se identificó
el mecanismo exacto que las había provocado. De los 9 problemas en los
que no se identifica el mecanismo afectado, 3 implican la parada
automática del reactor. Hay 5 casos de fallos en las que no se
identifica ni el lugar ni el mecanismo exacto que falla, con el
agravante de que uno de esos casos afecta a  un incumplimiento de las
ETF.

. Características comunes (8 en total) de los tres reactores atómicos:
1. Que la  mayoría corresponden a las partes más importantes de los
reactores: el edificio de contención y  el de  control, con especial
incidencia en la sala de  control; 2) que hay una elevada cantidad de
problemas en los que las informaciones del CSN no especifican el lugar
concreto en que se producen, 3) que los mecanismos más afectados son
los detectores de  radiación o de gases tóxicos seguidos por las
válvulas; 4) que se da un importante número de  problemas en que las
informaciones del CSN no identifican el mecanismo concreto afectado;
5) que la causa más repetida de  problemas es la falsa señal de alerta
por contaminación radiactiva o por gases tóxicos, seguida por el fallo
de funcionamiento de  mecanismos diversos; 6) que existe un porcentaje
alto de problemas que se originan por incumplimientos de las ETF, lo
que deja en evidencia falsos tópicos sobre el “rigor” y la “seguridad”
de las centrales; 7) que resulta inexplicable que estos
incumplimientos de  las ETF no lleven aparejados de manera inmediata
fuertes sanciones económicas a los propietarios de los reactores; 8)
que resulta significativo que en centrales que llevan funcionando más
de 25 años aparezcan 11 problemas que se consideran causados por
deficiencias de  diseño o  de montaje.

. Conclusiones: los tres reactores nucleares en funcionamiento en
Cataluña sufren graves problemas como resultado del paso del tiempo y
de las propias limitaciones de la  tecnología nuclear (toda tecnología
las tiene). Unido a las tortuosas historias de complicidades y
negligencias entre propietarios, técnicos, gestores y organismos
reguladores que cada problema grave ha puesto al descubierto, se
demuestra que estamos ante un grave peligro para la  población y  el
medio ambiente de Cataluña y de los territorios limítrofes: los tres
reactores son mecanismos envejecidos y muy degradados, lo que hace
prioritario un plan de cierre urgente y  ordenado de Ascó 1, Ascó 2 y
Vandellós 2. ¡Sí se puede!

Notas:
[1] Fuente http://www.tanquemlesnuclears.org/
Visualización gráfica del informe en:
http://www.tanquemlesnuclears.org/nuccivil/nuccivilcat/centralscatalunyaseguiment.html

Salvador López Arnal es miembro del Frente Cívico Somos Mayoría y del
CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat
Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores
mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para
publicarlo en otras fuentes.