Sou a: Inici / Usuaris / Salvador López Arnal / textos / 2013 / Con lenguaje y argumentos que merecen ser atendidos y creídos

Con lenguaje y argumentos que merecen ser atendidos y creídos

Reseña de Clara Valverde, No nos los creemos. Una lectura crítica del lenguaje neoliberal. Icaria&Asaco, Barcelona, 2013, 100 páginas (prólogo de Carlos Jiménez Villarejo). El Viejo Topo, mayo de 2013

 

Salvador López Arnal

Una cita del recientemente fallecido Agustín García Calvo abre el
primer capítulo de este magnífico libro de intervención de Clara
Valverde editado en la no menos excelente colección de Icaria,
“Asaco”: “Con nuestra fe colaboramos para sostener la realidad. No
hace falta creer. Hace falta no creer”. Este es el punto, este es el
nudo esencial del libro que comentamos, del panfleto (en el mejor
sentido de la palabra, que lo tiene desde luego) cuya lectura
recomendamos vivamente. Eso sí, matizando ligeramente al autor del
Sermón sobre el ser y no el ser, tampoco se trata, sin más, de no
creer, sino de descreer lo que merece ser descreído. La inmensa estafa
neoliberal, por ejemplo.
Hermann Cain fue uno de los candidatos republicanos a la presidencia
usamericana en 2011.  En uno de los debates se destapó con la
siguiente afirmación, diseñada y estudiada previamente: “No eches la
culpa a los grandes bancos, no eches la culpa a Wall Street. Si no
tienes trabajo y no eres rico, échate la culpa a ti mismo.” Las frases
de Cain, no fue esta la única, provocaron aplausos entusiastas entre
los centenares de personas en la sala, seleccionadas previa y
obviamente. Otros políticos institucionales abonan la misma senda de
abyección. Afirman, por ejemplo, que “los desempleados son como
alcohólicos o drogadictos: no tienen motivación para cambiar”. Dicho
queda.
Las versiones rancio-hispánicas del insulto superan cuotas elevadas.
“¡Qué se jodan!”, exclamó desinhibida la señora diputada Andrea Fabra,
dignísima hija de su padre, y fiel colaboradora de su marido
económicamente insaciable, que diría Cecilia.
Todo este lodazal de infamia le parece a Clara Valverde eso, una
infamia inconmensurable que exige ser respondida y combatida. De ello
nos habla en la última de sus publicaciones: No nos los creemos. Una
lectura crítica del lenguaje neoliberal. De eso se trata, sostiene, de
no creerlo, y de criticar, de deconstruir, el abominable lenguaje de
la cosmovisión neoliberal que tantos efectos letales ocasiona.
NNLC está estructurado en siete capítulos condensados –“Pueden porque
aún les creemos”; “Estrategia lingüística: culpabilizar”; “Más
culpabilización: enfermas y enfermos ‘irresponsables”; “Silencio
“igualdad” y género”; “Confundir, hacer dudar y despistar”; “Gobernar
por el miedo”, y “Una voz urgente contra el neoliberalismo”-, se abre
con un poema de Jorge Riechmann (“Palabra que muerde un trozo del pan
de la verdad”) y, por si faltara algo, un prólogo de Carlos Jiménez
Villarejo, que está envejeciendo maravillosamente, nos da la
bienvenida. CJV apunta la finalidad del libro: “Esta obra es una
necesaria contribución a la ingente tarea de desenmascarar “los abusos
de poder” que tratan de presentarlos como legítimos y necesarios. El
punto de partida es cómo afrontar la verdadera naturaleza de eso que,
de forma tergiversada, se obstinan en llamar crisis” (p. 14). Queda
dicho.
Vale la pena apuntar brevemente algunas de las tesis que la autora
defiende con un lenguaje en absoluto neoliberal. Diez de las más
sustantivas:
1. “El lenguaje es la primera y más necesaria arma del capitalismo
neoliberal para construir y mantener un sentido común, como diría
Antonio Gramsci, o para fabricar consensos, que dice Noam Chomsky” (p.
17). El lenguaje puede ser, es de hecho, un arma de despiste masivo.
2. “El lenguaje neoliberal con su tono de “todos tenemos que ser
razonables”, utiliza la culpa, la duda, la confusión, la mentira y el
miedo para que la población piense que lo que hacen las élites
políticas y económicas es “bueno y necesario”. Si eso no es posible,
intenta convencernos de que no hay ninguna alternativa” (p. 19).
3. “En el neoliberalismo se despolitizan los problemas sociales,
económicos y políticos, y se abandona al ciudadano, empujándole a
encontrar soluciones individuales en el mercado privado” (p. 24). El
lenguaje y sus adornos publicitarios es el hilo conductor de esta
estrategia.
4. ”Las desigualdades sociales y los trabajos precarios so algunos de
los factores desencadenantes de los problemas de salud mental pero, en
vez de ofrecer servicios socio-sanitarios para que la persona con
ansiedad o depresión pueda ser escuchada, elabore su situación y
reciba apoyo, se le culpabiliza y se le convierte en su propio
castigador” (p.48).
5. “El no hablar de algo es otra estrategia lingüística eficaz
especialmente en tiempos en los que lo que no sale en el telediario se
considera que no existe. La situación dramática que viven las mujeres
bajo el neoliberlismo, actualmente empeorada por el aumento de las
desigualdades de género, está ausente en los medios de comunicación y
en las voces de políticos y tertulianos” (p. 51).
6. “En la cultura política neoliberal que los gobiernos y élites
fomentan, los ciudadanos son solo “espectadores”, gente “demasiado
estúpida” para entender de política” (p. 59).
7. ”El neoliberalismo utiliza el miedo de numerosas formas, desde lo
sutil a lo más directo, a través de las amenazas verbales y de la
represión, para poder implantar sus políticas para enriquecer a los ya
ricos, sin protestas ni interferencias de la ciudadanía” (p. 71).
8. “Las palabras hacen algo al que las escucha pero también hacen
algo importante al que las dice. No sólo necesitamos aprender a
escuchar y a analizar de forma crítica el lenguaje neoliberal, también
necesitamos desenmascarar las manipulaciones, y sobre todo, pronunciar
nuestras palabras, nuestra verdad” (p. 87).
9. “Los indígenas de Norteamérica creen que es su deber defender la
tierra para las próximas siete generaciones. Nosotros, ¿para cuántas
generaciones estamos dispuestos a abrir la boca y luchar?” (p. 97).
10. “Deja de esperar. El momento nos llama. Nadie ha imaginado cómo
podemos llegar a ser y todo lo que podemos hacer. Esa es nuestra tara.
Desertemos del lenguaje y de la mentalidad neoliberal, no nos quedemos
dentro de sus fronteras. En estos tiempos: juguémonosla, agitemos,
inspiremos, ocupemos las plazas. No lo aplacemos” (p. 99).
Se trata, pues, de cambiar el lenguaje (entre otras cosas) y ayudar
con ello a cambiarnos a nosotros mismos y cambiar el mundo. Susan
George muestra el camino: “Creo que ya no se le puede seguir llamando
crisis, porque la propia definición de la palabra establece una época
con principio y fin. Es un capítulo más de la lucha de clases que está
en marcha, aunque la gente ahora no utiliza ese vocabulario” (El Roto,
ese gran filósofo que entusiasmaba a otro gran filósofo, Francisco
Fernández Buey, lo ha expresado agudamente del modo siguiente: “¡La
operación ha sido un éxito: Hemos conseguido que parezca crisis lo que
fue saqueo!”).
Clara Valverde ha dedicado el libro “a todas las personas que, aun
teniendo miedo, luchan por la justicia y la dignidad, liberando sus
mentes y su lenguaje de esquemas neoliberales”. El lenguaje y la mente
de Clara, hija de aquel inolvidable profesor de estética y de mil
cosas más, lo demuestra a lo largo del libro, está libre, muy libre,
de ese inmenso lodazal de infames palabras e insultos clasistas e
elitistas.
Se me olvidaba: lean con atención las excelentes páginas (pp. 36 y
ss) que la autora dedica al coaching empresarial de ESADE, donde se
inició la trama Urdagarin-Torres-Borbón. ¡Se lo pasarán en grande… y
vomitarán de asco! No es contradictorio.


Salvador López Arnal es miembro del Frente Cívico Somos Mayoría y del
CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat
Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores
mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para
publicarlo en otras fuentes.