Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Xerrades / Civisme i urbanitat (2003)

Civisme i urbanitat (2003)

Comentaris sobre una xerrada entorn al civisme

 

Civisme i urbanitat

 

El miércoles 5 de noviembre vino un policía a clase. Se llama Paco. Paco nos estuvo hablando de cuando los policías tienen que poner multas, de que no se tiene que ir deprisa con el coche, de que hay que ponerse el cinturón o el casco si se va en moto, de que hay que comportarse bien en la calle y no hacer el loco. No hay que tirar basura al suelo, sino al contenedor. Nos hablaba de cómo es su trabajo y nos dijo que cuando vayamos a pasear al perro, que recojamos sus necesidades. [Sandra Romero Morey, 1º de ESO, A]

 

El dimecres 5 de novembre, els nois de 1r A, vam tenir una petita xerrada sobre civisme i urbanitat amb el guàrdia municipal Paco. Sincerament, a mi em va semblar bé, perquè el que jo realment considero civisme és respectar les altres persones, respectar el carrer, les plantes, les normes que imposen els guàrdies, o bé les de l’escola: no barallar-nos amb els companys ni amb les persones del carrer. Jo considero urbanitat respectar les plantes que són al carrer, creuar els semàfors quan són en verd i no en vermell... [Yeraldina Paulino, 1r A]

 

Creo que la calle hay que cuidarla y dejarla como la hemos encontrado. Hay gente que hace grafitis en las paredes, que se cuela en el metro o en el autobús, que hace metring (son los que se agarran a la parte de atrás del metro), o que roba. También hay otra gente que bebe y conduce, y por su culpa hay accidentes y muere gente inocente. Pero se deben respetar los semáforos, los pasos cebra y cruzar siempre en verde. Es mejor respetar la calle como si fuera cosa de todos. [Xavier Parro Ventura, 1º de ESO, A]

 

El civismo es una ley de todas las personas, también de los niños, porque sin la ley no hay civismo ni urbanidad. Los niños deben respetar los semáforos y las leyes públicas. Las personas mayores también deben respetar los semáforos y las leyes públicas porque si no las respetamos, puede suceder cualquier accidente. Por eso toda la gente debe respetar las leyes, para que pueda haber civismo y urbanidad. [Karla Fernández, 1º de ESO]

 

Debemos portarnos bien en lugares públicos; por ejemplo, no hacer bulla durante la noche ni tampoco rayar paredes. Cuando la gente va a coger el metro, se ve todo rayado por dentro y por fuera. Tampoco debemos armar bulla en las bibliotecas, ni rayar los bancos del parque. El otro día pasé con mi madre y había un grupo de jóvenes y un grupo de niños. Mientras los niños estaban jugando, los jóvenes rayaban los bancos. Y eso se ve feo, dijo mi madre. [Suleyma María Olives, 1º de ESO, A]

 

 

El civismo me parece muy bien, sobre todo si lo respetáramos todos. Por ejemplo, no hay que hacer grafitis en la pared, hay que tirar las cosas en las papeleras y no en el suelo, evitar que los perros hagan sus necesidades en la acera o, si no, recogerlas con un papel o un periódico, que vayan preparados los dueños, porque después tienes que ir por la calle mirando para no pisar excrementos. La gente también tiene que respetar los semáforos y los que llevan moto tienen que ponerse casco. Por las noches no se tiene que poner la música alta, ni la tele, porque a otros que están durmiendo les molesta. Tampoco hay que pisar las plantas si vas enfadado. Y hay que hablar bien a las personas mayores. [Estefanía Martínez, 1º de ESO, A]

[Aquests comentaris van estar publicats a la revista Sota el cel del Puig, núm. 17, desembre de 2003.]