Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Xerrades / Les mines antipersones (2009)

Les mines antipersones (2009)

Las bombas

Bombas... ¿destrucción o reconstrucción? A todos nos han enseñado que las bombas causan destrucción allá donde explotan: causan muertos, heridos, mutilados, miedo, etc. Pero lo que no nos enseñan es que también desencadenan reacciones positivas, como todas las cosas, y es que pueden hacernos sacar lo mejor de nosotros mismos. Es muy curioso que una de las peores invenciones del hombre pueda causar ese efecto, pero suele ser así. Parece ser que el ser humano, cuanto más grande sea el problema o la crisis, más capaz es de hacer cosas que sin ese estímulo no habría podido hacer.
En el caso que nos ocupa, por causa de las bombas, mucha gente se moviliza y acude a los lugares afectados para ayudar a las víctimas aportando más recursos de los que tiene, aportando en mayor medida afecto, pero, sobre todo, haciendo posible vivir como seres humanos bajo la amenaza de los bombardeos. Otro de sus muchos efectos ha sido hacer posible la cooperación de muchas organizaciones juntas que, de otra manera, nunca habrían actuado juntas ni habrían coordinado sus esfuerzos. También ha servido para unir a la gente frente a la amenaza de las bombas.
Pero entonces, según esto, ¿las bombas son algo bueno? La respuesta es no. Las bombas no son buenas. Lo que realmente sería bueno es que la gente actuara de la misma forma generosa sin necesitar el estímulo de las bombas. Ese tiene que ser nuestro objetivo, actuar de manera unida, responsable, y aportándolo todo sin necesidad de que haya guerras, ya que es muy triste que tenga que ser una guerra lo que nos recuerde nuestras obligaciones hacia los demás.
Oriol Colás Ortiz (4º de ESO)

[Aquest comentari ha estat publicat al número 32 de la revista Sota el cel del Puig, març de 2009.]