Sou a: Inici / Activitats / Entrevistes / Jaume López de Egea

Jaume López de Egea

Entrevista a Jaume López de Egea amb motiu de la presentació de l'Escola Esportiva que porta el seu nom

Escola d'Atletisme Jaume López de Egea

El 17 de septiembre de 2010 hizo su presentación oficial en el salón de actos del Institut Puig Castellar la recién inaugurada “Escuela deportiva Jaume López de Egea”. Al acto acudieron diferentes  representantes del Consistorio, entre ellos la alcaldesa, Núria Parlon; el concejal de deportes, Antonio Carmona, y José Antonio Rodríguez, regidor de cultura y juventud. También asistieron al evento el vicepresidente de la Federación Catalana de Atletismo, Josep Maria Antentas i Altarriba; Pere Ferreres, periodista y ex alumno del Puig, y, por supuesto, algunos de los componentes del área técnica y colaboradores de la nueva escuela de atletismo, Jaime López de Egea, Sergio Fernández y Encarna Escudero.
La escuela deportiva Jaume López de Egea se desarrollará principalmente dentro de la Asociación Deportiva del Institut Puig Castellar y tiene como objetivo promover la práctica del atletismo entre los jóvenes, así como ofrecer calidad y conocimientos técnicos para los alumnos que se inscriban.
Se impartirán clases de las especialidades de velocidad, por Sergio Fernández Chiachio, y medio fondo y fondo, por Jaime López de Egea Morera. Con éste último (ex alumno del Puig, entrenador nacional de atletismo y ex atleta internacional con la Selección Española y Catalana)  tuvimos el placer de conversar y nos habló  sobre la escuela y el atletismo en general.

-¿Cuánto llevas en el mundo del atletismo?
-Pues... ¡treinta años!


-¿Cómo nace tu vocación por este deporte?
-Desde muy pequeñito, con doce o trece años, empezamos a entrenar aquí, en las pistas viejas, con Antonio Amorós. Recuerdo una anécdota de cuando yo estudiaba aquí, en el Puig Castellar. En un Cros Amorós escolar, una competición de todo el instituto, en la que gané, un profesor, Sant Angelo, me pronosticó: “Serás un gran campeón”.

-¿Qué se siente al ser un referente en la historia del atletismo colomense?
-Es complicado porque tú te exiges mucho y estás metido en el tema de las carreras y, luego, de entrenador, y no tienes conciencia de ser una referencia, pero es verdad que al fin y al cabo lo eres.

-¿Qué significa tanto en tu vida como en tu carrera Antonio Amorós?
-Antonio Amorós fue subcampeón del mundo de cros, después estuvo entrenando con  entrenadores europeos muy importantes, de la escuela alemana, con inventores del Interval Training, que es lo que más se hace. Bueno, significó todo este hombre. Cuando vino aquí no había nada y cuando él pasó por aquí, salimos un montón de atletas, buenos deportistas que aún hoy siguen triunfando.

-¿Cómo surgió la idea de formar la Escuela Deportiva Jaume López de Egea?
-La idea surgió con un compañero, Juan Antonio Balsera,  comentamos lo de (aunque lo habíamos hablado muchas veces antes)  formar un club, una escuela, y él me dijo: “Oye, ¿por qué no formamos una escuela que se llame Jaume López de Egea?” Y eso me hizo mucha ilusión, así que empezamos a hacer cosas. Yo me sentía muy responsable, al llevar la escuela mi nombre. Pero hay un pequeño detalle que me llamó mucho la atención y quizá fue el último empuje que me llevó a tomar la decisión. Una noche, fui a recoger a mi hijo  a una discoteca y, bueno, me encontré que había más gente fuera de ella que dentro (risas). Vi a cientos de jóvenes tomando alcohol y aquello me dejó un poco impresionado. Después fuimos a otra discoteca de Sabadell y más de lo mismo. Allí, había abiertos dos hospitales de campaña y todas las camillas y los equipos preparándose para los comas etílicos. En ese momento, me di cuenta de que el alcohol está entrando a saco en la juventud y  creo que en la sociedad tenemos que promocionar estas cosas, no sólo nosotros, otras escuelas que hay de básquet, fútbol... Son personas a las que les gusta mucho el deporte y en esto, quieras o no, los jóvenes que se meten, van de fiesta y quedan con sus amigos igual, pero ya no van tan a saco, controlan más. El joven es una persona que tiene mucho ímpetu y, si no encuentra nada donde desfogarse, se destroza. No se va de marcha, se va de marcha hasta las últimas consecuencias. Por eso es importante que se creen escuelas, porque si desde jovencitos ya se les ofrece esta canalización de su ímpetu y se les imponen estos valores,  luego es mucho más fácil.

-¿Quiénes han sido las personas que te han apoyado en este proyecto y te han ayudado a sacarlo adelante?
-Encarna Escudero (entrenadora nacional de atletismo y ex atleta internacional con la Selección Española y Catalana), Juan Antonio Balsera (profesor de educación física y ex atleta internacional con la Selección Española y Catalana), Benito Ojeda (profesor de educación física, atleta en activo, doble Campeón de España Absoluto de Maratón), Sergio Fernández (entrenador de atletismo, ex atleta doble Campeón de Cataluña Junior de 100 ml y Subcampeón de España Promesas de 200 ml), David Canal (olímpico en Sidney-2000 y Atenas-04; récord de España absoluto de 400 ml, Indoor y Subcampeón de Europa Absoluto de 400 ml. Aire Libre) y Jordi Mayoral (fisioterapeuta, olímpico en Atlanta-96, siete veces Campeón de España Absoluto de 200 ml, récord de Cataluña de 100 y 200 ml). También mi hija (Encarna López de Egea Escudero) colabora en este proyecto como psicóloga de la escuela.

-La escuela tiene como meta formar tanto física como psicológicamente al atleta, ¿cuán importante es la preparación psicológica para un deportista?
-Los que vengan a la escuela es para que practiquen atletismo y que lleguen al máximo de sus posibilidades, el tema de la psicología es para tratar otras facetas en las que el alumno pueda estar poco maduro, por decirlo de alguna manera.  Se trata de que los niños tengan un apoyo, por si tienen un problema de estudios, de relación o de algún otro tipo, que tengan a alguien que les pueda guiar. Porque es muy importante que el deportista tenga todos los valores desarrollados.

-¿Cuáles son los cimientos para llegar a ser un buen atleta?
-Como he dicho antes, es muy importante desarrollar todos los valores. Otra cosa esencial es entrenar correctamente y, por supuesto, ser constante. La constancia ha hecho campeones, no todo es la forma física. Ha habido gente con grandes cualidades que no ha llegado, y es una lástima. Pero esto se aplica tanto en el ámbito del atletismo como en otros campos, como el fútbol, los estudios, etc. Yo creo que la persona que entrena bien y mucho puede llegar a hacer grandes cosas. ¡Cuidado!, porque entrenar bien es muy complicado. Hay entrenamientos que se han dejado de lado por las modas. Los gimnasios sacan muchas tendencias, que si aerobic, steps... Y si alguien como yo, que lleva mucho en el deporte, las mira bien, las estudia, se da cuenta de que son modas. Y, en cambio, otros entrenamientos más correctos, se han dejado de lado.

-Desde fuera, vemos el atletismo como un deporte individual, pero ¿detrás de un  corredor hay un equipo?
-Los atletas, en general, somos muy amigos todos. En pista hay siempre el pique este, porque lógicamente quieres ganar, pero luego hay mucha camaradería. Somos un grupo pero a la hora de competir, lo haces tú solo.

-¿Crees que Santa Coloma es un municipio comprometido con el deporte?
-Sí, pero yo creo que así como Badalona tiene un club de baloncesto, Barcelona destaca por su equipo de fútbol, o muchas poblaciones que intentan tener algún deporte que destaque, que las identifique; Santa Coloma es una ciudad  a la que le falta ese nivel de deporte. Y, en realidad, es un lugar en el que por sus características pueden llegar a salir muy buenos deportistas, porque hay muchas culturas, muchas razas, y aquí podría haber mucho nivel, pero no se sabe exprimir. Por ejemplo: no tenemos pistas reglamentarias de atletismo. Muchos atletas de Santa Coloma hemos competido en muchos lugares de Cataluña, Sant Celoni, Granollers... Lugares donde ha habido menos tradición de atletismo, pero que tienen sus pistas reglamentarias y aquí todos hemos tenido que entrenar fuera. En Santa Coloma hubo una época en que éramos conocidos en toda España por el gran nivel de atletismo que tenía. Incluso había conocimiento de entrenamientos que se estaban haciendo aquí. Fuera estaban asombrados. La lástima ha sido que todo esto no se ha canalizado correctamente, pero yo pienso que ha sido por desconocimiento, y ya no hablo sólo de Santa Coloma, sino de toda España.
Hay suerte en el sentido de que han salido muchos talentos últimamente. Pero no es porque haya una buena programación. Para hacer un símil, por ejemplo, con Noruega. Allí los niños tienen una programación deportiva exhaustiva y a lo mejor no hay tantos que destaquen, pero hay más gente que practica deporte. Si en España no tenemos una gran programación deportiva, es porque los clubs son como ONG. Los entrenadores cobran 100 euros o 120 euros al mes, por entrenar a los críos durante la semana, por llevarlos el fin de semana a competir... ¡Eso es un voluntariado!   
Pero, bueno, a pesar de esto, yo creo que el proyecto de la escuela está empezando en un momento muy bueno, ya que estamos en tiempos de crisis y una cosa de este tipo no costará mucho dinero y  detrás de ella hay mucha gente volcada con muchas ganas e ilusiones. Este deporte es una salida para que el niño esté centrado. Porque va a haber mucho tiempo que no van a poder trabajar, pero si tienen una rutina diaria de algo que les gusta, se sienten útiles. Ahora mismo todos los chicos y chicas, salen del instituto, llegan a sus casas, ponen su Messenger, su Facebook, y pueden estar perfectamente todo el sábado y el domingo enganchados a eso. En cambio, el deporte crea una responsabilidad y obliga al joven a que entre, salga, se relacione, etc. Tenemos que ofrecerles esa alternativa, al menos hasta que pase la tormenta.


-¿Recibe la escuela apoyo, tanto moral como económico del consistorio?
-Sí, la verdad es que el consistorio se ha portado muy bien, pese a que todo ha sido muy precipitado. A nivel económico la cosa es más difícil, con todo como está, pero bueno eso es una cosa que ya vendrá.
Pero, aparte, el atletismo es un deporte que nunca ha ido bien económicamente, ni cuando no hay crisis, cuesta conseguir ayudas, cuesta que tenga patrocinadores, en definitiva, cuesta mucho todo. Lo que pasa es que nosotros queremos empezar de cero e intentar que este deporte tenga el éxito que tuvo en su momento aquí en Santa Coloma.

-¿Cuándo empezaste tu carrera pensaste que ibas a acabar formando una escuela aquí en Santa Coloma?
-No, no, ¡para nada!

-¿Es la escuela Jaume López de Egea tu meta o aspiras a algo más?
-Aspiro, sobre todo, a que los alumnos lleguen a hacer grandes cosas, que aprendan y que expriman al máximo sus posibilidades. Con eso estaría más que satisfecho.

Desde el Puig Castellar, les brindamos tanto a él como a todo el equipo que tantas ganas y empeño han puesto en este proyecto, todo  nuestro apoyo. Aunque, tal y como dice el lema de la escuela deportiva Jaume López de Egea, “para llegar a la cumbre no hay otro camino que el del esfuerzo, el sacrificio, la autodisciplina, la constancia y el ser buena persona y solidario con los demás”.

Noelia Lorenzo (4º de ESO)

[Aquesta entrevista ha estat publicada al número 34 de la revista Sota el cel del Puig, desembre de 2010.