Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Intercanvis / La visita de los franceses

La visita de los franceses

Impresiones de alumnos de 4º sobre la visita de sus corresponsales franceses

La visita de los franceses

 

  • El 14 de marzo (2001) tuvimos la visita de alumnos franceses de un colegio interno de cerca de París. Vinieron a España para practicar el castellano ya que hace años que lo estudian. También aprovecharon para visitar nuestra ciudad. Mis amigas y yo intentamos conocerlos un poco y nos hicimos amigas de algunos de ellos. También nos grabaron con un vídeo y, a una de mis compañeras de clase, que habla francés perfectamente, le hicieron una entrevista preguntándole sobre nuestras costumbres y sobre lo que hacíamos en nuestro tiempo libre para después enseñárselo al resto de los alumnos de su colegio. Además, también nos explicaron cómo era la enseñanza en su país, y nosotros hicimos lo mismo. Esta visita fue una actividad que a mí me encantó, y creo que al resto de alumnos, también. [Nuria Díaz, 4º A]
  • Fue un miércoles, el día..., bueno dejemos el día, no logro recordarlo. Ese miércoles fue un día especial. Nada más llegar al insti, nos avisaron de que llegarían unos alumnos franceses (nosotros ya habíamos contactado con ellos mediante carta o e-mail). Estos alumnos franceses procedían de un instituto interno de bastante categoría. A pesar de esto, se adaptaron bien, y el rato que estuvieron en clase atendieron muy educadamente (como era de suponer). Después del recreo, creo recordar, las profesoras de gimnasia habían organizado partidos de fútbol y de baloncesto, y jugamos nosotros contra ellos. Fueron partidos muy divertidos en los que el resultado era lo menos importante. Y así pasamos la mañana. Fue un día para recordar, ya que yo era la primera vez que estaba con unos chavales franceses de mi misma edad. [Héctor Marín, 4º de ESO]
  • Era miércoles, y todos estábamos esperando la llegada de unos chicos franceses que iban a pasar toda la mañana en nuestro instituto, el Puig Castellar. Llegaron a las 9.30 y se repartieron por varias aulas. Se hicieron las presentaciones y luego ellos siguieron las clases como si fueran alumnos. Sonó el timbre a la hora del patio. Durante media hora estuvimos intentándonos comunicar con ellos. Lo conseguimos gracias uno de ellos que, además de hablar su idioma, el francés, sabía hablar bastante bien el castellano. De once a doce tuvimos clase, pero todos estábamos esperando que llegase la hora de bajar al patio para jugar contra ellos. Hubo partidos de fútbol, baloncesto, balón volea... Nosotros jugamos al fútbol contra ellos y después de un disputado partido, ganamos. Hicimos amistad con algunos más que con otros, pero todos parecían simpáticos. Se fueron al mediodía. Creo que se podían haber quedado un poco más. [Alberto de la Bella, 4º A]


[Aquests comentaris van publicar-se a la revista Sota el cel del Puig, núm. 4, maig de 2001.]