Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Literària / Prosa / Algunas especies que Darwin no llegó a conocer

Algunas especies que Darwin no llegó a conocer

Colección de animales fantásticos

Algunas especies que Darwin no llegó a conocer

[Colección de animales fantásticos descritos por alumnos de 3º y 4º de ESO para la clase de Castellano como contribución a las actividades de homenaje a Darwin.]

La vacarrana

Charles Darwin fue un gran naturalista; descubrió numerosas especies (pero no todas) y con ellas pudo formular la teoría de la evolución.

Entre las especies que se dejó está la vacarrana que, como su nombre indica, es una rana, pero con cabeza de vaca. La descubrieron en unas montañas perdidas de Europa central. La vacarrana se alimenta de hierba pero, a veces, le sale el instinto de rana y se come algunos insectos. Su cuerpo es como el de un perro, porque con cuerpo de rana y cabeza de vaca estaría desequilibrado y la especie no hubiera sobrevivido. Si Darwin viviera, no se lo creería: pensaría que es un híbrido obtenido en un laboratorio.

Felipe Adrián Mulero (3º de ESO)

El bailaflamen

Darwin es muy famoso por su teoría de la evolución, pero sería más conocido si en las islas Galápagos hubiese descubierto a los bailaflamen, que son una especie muy singular. No se ven muy a menudo porque son sumamente rápidos y resulta imposible llegar a verlos a no ser que la persona que intente descubrirlos lleve una cámara réflex con un disparador automático capaz de capturar 50 imágenes en diez segundos, pero eso, en la época de Darwin, todavía no se había inventado.

La especie de los bailaflamen, aparte de ser conocida por su extrema rapidez, lo es también por su físico estrambótico: los bailaflamen tienen las extremidades inferiores de los humanos y las superiores divididas en dos partes, cuerpo de flamenco y una zona trasera similar a la de un pavo real.

Podemos encontrar bailaflamen en los bosques amazónicos, ya que necesitan beber el zumo de las papayas. Para conseguir su alimento utilizan sus largas y musculosas piernas. Son carnívoros y se alimentan, sobre todo, de la gran variedad de pescados que pueden encontrar en los grandes ríos de la cuenca amazonica.

Para aparearse utilizan un pequeño ritual que se conoce con el nombre de lago de los flamenquitos. Éste consiste en una danza de estilo clásico que interpreta la hembra de los bailaflamen. Este tipo de baile lo realizan con movimientos femeninos, usando bonitas zapatillas de ballet. Hacen un juego de puntas de una manera muy lenta mientras avanzan hacia el macho y, en el mismo momento en que despliegan su abanico de plumas, cuando el macho las divisa, va hacia ellas utilizando otro baile de puntas, pero diferente, ya que ellos en lugar de abrir las plumas, las cierran y las bajan, arrastrando su larga cola por el suelo, signo de que la hembra les gusta. De esta atípica manera se emparejan los bailaflamen.

Construyen sus hogares entre las ramas de los árboles, en las alturas, donde nadie pueda verlos bien, y por las noches sus plumas los cubren y camuflan entre las hojas. Generalmente, los bailaflamen habitan en los árboles más altos. Cada familia tiene su árbol y pasan por las ramas de un árbol a otro para estar todos unidos.

Si alguna vez alguien logra fotografiar a alguno de estos atípicos animales, por favor, que se ponga en contacto o mande una foto a la National Geografic: es una lástima que Darwin no llegase a conocer los bailaflamen, porque habría sido muy importante para esta especie y para la humanidad que Darwin la hubiera estudiado.

Marina Carmona (4º de ESO)



El eleojirastruz

Darwin era muy inteligente y se dedicó a estudiar la evolución de las especies pero, no sé por qué circunstancia, un animal se le pasó por alto.

Me extraña mucho que Darwin no viera semejante animal porque pequeño no es. Al denominado la virtud de la naturaleza o, simplemente, eleojirastruz, se le puede reconocer perfectamente por su enorme cuello, que es como el de una jirafa. Esto le ayuda mucho a la hora de buscar alimento, ya sea fruta de los árboles o presas. En lo alto de ese largo cuello podemos ver una cabeza de león que impone mucho, con esa melena, esos dientes, el hocico y esa presencia que caracteriza a los leones. Eso hace que los demás animales le respeten: tiene la cabeza del rey de la selva.

Hablemos de su cuerpo. Debajo del cuello encontramos el plumaje, que se asemeja al de un avestruz. Este plumaje es de color oscuro, negro, gris, varios tipos de marrón... Y esta característica del plumaje de los avestruces convierte al eleojirastruz en un animal veloz. Para acabar, hay que describir sus enormes patas. Tiene dos, son como las de un elefante, fuertes, robustas, gruesas, como quiera decirse. El eleojirastruz reparte su peso entre estas dos patas y tiene más estabilidad.

La última cosa que diré es que si veis algún ejemplar de esta especie, no dudéis en fotografiarlo y enseñar la foto a todo el mundo. Estoy seguro que todos quedarán muy, muy sorprendidos.

Carlos Leiva López (4º de ESO)







El sapoñeco

Este animal que Darwin no llegó a descubrir podemos encontrarlo en zonas montañosas y en pequeños ríos. Ahora os lo voy a describir.

Tiene cuerpo y cara de sapo, unos ojos grandes y de color azul cielo. A cada lado de la cabeza tiene orejas de burro, una dentadura grande y unos dientes un poco separados, es pequeñito pero muy gracioso y se le coge cariño enseguida. Su alimentación no es muy severa; come todo lo que le pones, pero eso sí: necesita una dosis extra de cariño. Es una pena que Darwin no lo llegara a conocer. Es la mascota perfecta, lo tiene todo, es gracioso, cariñoso, divertido. Incluso si hablara, sería amable, pero como no puede, sólo pide un poco de cariño. Si no lo recibe, se hace más pequeño, cada vez más, hasta que ya no puede hacerse más y muere lleno de dolor. Así que, cuantos más mimitos, más grande. Como esta mascota la descubrí yo, me permití bautizarla. Se llama sapoñeco.Ese nombre le viene de su cuerpo de sapo y de parecer una de esas marionetas de los teatros. Espero que os guste mi animal tanto como a mí. Si lo viese en la tienda, me lo compraría sin pensármelo dos veces.

Nerea Piqué Orozco (4º de ESO)

Huaying

Este animal que Darwin nunca vio, ni siquiera soñó, se llama huaying. Parece una patata y al nacer sólo ingiere agua para vivir. Encima de la cabeza tiene dos tentáculos, dos ojos muy grandes, una boca pequeña y no tiene orejas. Sus dos tentáculos le proporcionan información del exterior.

Tiene dos extremidades superiores y dos inferiores. Puede volar y caminar por el suelo. Siempre aparece por el bosque. Vive en cuevas. Su piel es amarilla y sus alas están adornadas por múltiples matices de verde. De adulto se alimenta de hierbas aormáticas y plantas. Le gustan mucho el azahar y el jazmín. Emite un sonido precioso que recuerda el leve crepitar de las hojas al enfrentarse a las tímidas gotas de la lluvia de primavera. El huaying canta y se ahueca. Entonces el solo lo mira como a un amigo cómplice.

Anqi Weng (4º de ESO)

El conéjaro

Todo el mundo cree que por el cielo sólo vuelan pájaros o aves, pero no es así, y os lo demostraré.

El otro día me fui de excursión con mi familia a la montaña, a coger castañas. Todo parecía normal, hasta que llegué a un castaño y vi posado en sus ramas una especie de pájaro. Tenía cabeza de conejo y cuerpo de pájaro. Me acerqué cuidadosamente un poco para verlo mejor y me di cuenta de que tenía unas orejas enormes y que sus ojos eran también bastante grandes, de color negro. Su cola era larga y su piel estaba recuberta de plumas, menos la cabeza, que la tenía llena de pelos como cualquier otro conejo. Vacié la bolsa llena de castañas para cazar al animal pero en cuanto me acerqué un poco más a él, echó a volar. Pensé que si le contaba a alguien que había visto a ese animal, nadie me creería, así que preferí no decírselo a nadie. Pero ya no puedo aguantar más: sé que puedo confiar en vosotros, por eso os lo cuento. Espero que me guardéis el secreto y que no me toméis por loca.

Marta Alegre Delgado (4º de ESO)

El romerátum

El romerátum, conocido vulgarmente como el amoroso, es el animal más versátil y extraño de la tierra, ya que no pertenece a ningún nivel de organización (mamíferos, peces, pájaros...). Vive en los lugares más recónditos de la selva amazónica y se deja por los humanos en escasas ocasiones. Su estructura corporal se asemeja a la de un can de pequeño tamaño. Todo su cuerpo está repleto de un enorme manto de plumas de colores exóticos en el macho y más suaves en la hembra.

Lo más distintivo de su cuerpo es su enorme cola, que puede llegar a medir hasta siete metros y que les sirve para recolectar fruta de los árboles.

Estos curiosos animales viven en total armonía con la naturaleza, por eso se alimentan en pocas cantidades y solamente de fruta. Además, en sus excrementos, vuelven a aparecer las semillas de las frutas que ingiere, y así vuelven a plantar, voluntaria o involuntariamente, nuevos árboles por toda la selva.

Viven en grandes grupos en los que no hay ningún líder. Cada uno es jefe de sí mismo, pero conviven en paz, sin dañarse los unos a los otros.

Los romerátum se aparean una sola vez en la vida y tienen un máximo de dos hijos, por eso están en peligro de extinción. Es la única especie animal capaz de enamorarse, y lo hacen una sola vez en la vida. Cuando encuentran a la pareja perfecta, la cuidan y la quieren de una forma tan fiel e incondicional que muchos humanos envidian.

Quizá el romerátum nació como un compensatorio producto de un proceso evolutivo de un defecto humano, el desamor.

Noelia Lorenzo (3º de ESO)

Sin nombre

Darwin vio y conoció muchas especies de animales de todo el mundo, pero nunca vio un animal como éste. Habita en la isla de Madagascar, en África. Es una especie rara, sólo existe un ejemplar en todo el mundo y se encuentra allí. Es un animal especial, ni grande ni pequeño, más bien mediano. De color rosa, tiene el cuerpo recubierto de plumas, pero de unas plumas parecidas al peluche, muy suaves al tacto humano. Tiene cuatro patas de gato, de color amarillo, atigradas, con unas uñas bien afiladas. Su cola es larga y peluda como la de un husky siberiano. Tiene una aleta dorsal en el lomo d ecolor lila con la que gana una gran velocidad cuando nada en ríos, mares, etc. Su cuello es bastante largo, como el de un avestruz, de color rosa pastel. Gracias a él puede ver si se acerca algún peligro aéreo y puede alcanzar las hojas de los árboles más altos. Su cabeza es un tanto peculiar; tiene la forma de la de la Pantera Rosa pero ojos humanos, de color azul, con pestañas. En vez de nariz tiene hocico y pico en vez de boca. Es animal vegetariano, come hierba y hojas de los árboles. Nadie lo ha visto, excepto yo.

Núria Bueno Salvador (4º ESO)



Jupiterus Gorgonus

Este animal que no vio Darwin muchos dirán que tiene un origen mitológico. Lo llaman Zeuríale (por Zeus, dios de los dioses según la mitología griega, y Euríale, una de las tres gorgonas con las que luchó Perseo). El nombre de Zeus le viene de su gran fuerza y Euríale por su falta de belleza. Su nombre latino es Jupiterus Gorgonus.

Habita en las islas Galápagos, justamente en la isla de San Cristóbal. La razón por la que no lo vio Darwin es muy sencilla: de día vive en el mar recorriendo el océano Atlántico y por la noche, en tierra, en compañía de sus crías y de su pareja, con la que se relaciona para toda la vida.

Posee un gran cuerpo, entre verde y negro, con forma de pez y de iguana. Los machos tienen un cuerno justo en la frente; las hembras no. Suele procrear dos o tres veces por año; también tiene ritual de apareamiento, como otras especies.

Hasta ahora se han encontrado subespecies del Zeuríale en México, el Zereus Gorgonus Jamaica, y en Florida (EE.UU.), el Zarzamarus Gorgonus.

Marc García Sierra (3º ESO)





Los swampis

Los swampis son una mezcla lagomorfos (conejos) y felinos (gatos). Viven en los bosques de Europa central, debajo de arbustos. Son herbívoros. Se alimentan de frutas del bosque, flores y plantas. Son amistosos, pacíficos y un poco asustadizos, pero excelentes mascotas. Cuando te ganas su confianza, son cariñosos, protectores y leales.

Como no hay mucha gente que disponga de un terreno propio donde tener plantas, flores o frutos del bosque, se les puede suministrar un alimento muy completo llamado pellats, muy parecido al de los conejos, que contiene los nutrientes necesarios para la mascota. Lo venden en las tiendas de animales, y los hay de diferentes marcas.

Los swampis pertenecen a diferentes razas, según el color de su pelo y su tamaño. Los más pequeños pueden llegar a pesar 0,9 kg y los más grandes 5 kg. Pueden ser de varios colores: negros, blancos, grises, marrones y rojos, y el tono de sus ojos, de forma almendrada y mirada dulce, puede ser azul, verde, negro o marrón.

Laura Barea Conde (3º de ESO)

Copilino

El copilino es un animal muy raro, no se encuentra fácilmente y son muy pocos los ejemplares de su especie. Habita en las madrigueras de los grandes bosques de Inglaterra.

Mide un metro, no es grande, pero puede ser peligroso si te acercas a él. Es gris y blanco, tiene sólo dos patas y dos brazos, y ojos muy grandes, garras largas... Se alimenta de carne fresca de conejos, cobayas...

Hay científicos que quieren examinar esta especie tan rara. En una ocasión unas personas pasaban por un bosque recogiendo setas y fueron atacadas por copilinos, quedaron desfiguradas y fallecieron al instante. Estos copilinos atacan en grupo, así se pueden ayudar mutuamente. Son muy solidarios entre ellos. Se reproducen muy rápidamente. La hembra gesta hasta los siete meses. Abandonan a las crías cuando pueden protegerse por sí solas, pero mientras son muy protectoras con ellas, les dan de comer y se refugian en sus madrigueras.

¿Podrá protegerse a esta especie en peligro de extinción? ¿Lograremos ver a copilinos en zoológicos de todo el mundo?

Karen Solange Haro (3º de ESO)

Saponón

Esta especie que no conoció Darwin, el saponón, es anfibia, vive en estanques o en cualquier lugar donde haya agua. Suelen ser de color marrón con tonos verdes, aunque algunos ejemplares tienen colores rojizos. El tamaño de las hembras suele ser de 30 cm y el de los machos, de 40 cm. De ancho miden entre 20 y 25 cm. Su cuerpo es como el de los sapos, pero presentan unas orejas enormes (suelen ser azules), una boca ancha con dientes bastante grandes y salientes y una larga lengua. Se alimentan de peces e insectos. Son inofensivos a no ser que se sientan amenazados. No se aconseja lamerle la espalda a un saponón, ya que quien lo hiciera sufriría de alucinaciones muy graves.

Jenifer Torres (4º de ESO)

Elemon

Esta especie es poco común, ya que es una mezcla de elefante y de mono. Mide un metro y medio, más o menos. Su cuerpo se parece al de un mono a excepción de la nariz, que tiene en forma de trompa, y de dos colmillos que recuerdan los de un elefante. Todo indica que le gustan mucho los cacahuetes y las bananas, ¿coincidencia? Esta especie tan rara vive entre las ramas más ocultas de la selva y son nocturnos, eso explicas que no se los descubriera hasta ahora. Su reproducción es como la de cualquier mamífero, pero el feto nace al mes y medio, y cuando nacen, crecen rápido. Son escasos los embarazos que salen bien; eso explica por qué hay tan pocos ejemplares de esta especie.

Aroa Ramírez (3º de ESO)

Serperro

El serperro es un animal que vive en las junglas más exóticas del planeta. Es muy poco común. Hasta hace poco, nadie sabía de su existencia. Se le ha llamado así porque es alargado y delgado como una serpiente, pero con una cara más grande, como la de un perro. Tiene las orejas largas de un perro y la piel de una serpiente. Suele ser de color marrón oscuro, pero también pueden encontrarse ejemplares negros y, a veces, muy poco común, grises.

Dicen que empezó a aparecer a mediados del año 2001, y fue descubierto por gentes de una tribu que vivía cerca de la jungla en un pequeño país de África. Es un animal herbívoro, se alimenta de las plantas más grandes, frecuentes en este tipo de selva.

Aunque por la mezcla del físico de serpiente y perro parezca inofensivo, es muy peligroso, como una serpiente. Su sangre contiene un veneno mortal que, de momento, sólo ha matado a animales de su alrededor (se está estudiando en los laboratorios si también es mortal para las personas). Cada vez más los turistas se acercan a las junglas en las que vive para fotografiar al serperro.

Mireia Alarcón Márquez (3º de ESO)

[Aquests textos van estar publicats al núm. 32 de la revista Sota el cel del Puig, desembre de 2011.]

[Veure altres col·leccions de bestiaris.]