Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Literària / Prosa / Dolor amargo

Dolor amargo

Poemes de dolor i guerra

 

Poemes

 

Dolor amargo

 

En el valle de lágrimas y tormentos

está atascado mi lamento.

En el fango, mi cuerpo lucha

por no hundir allí lo que mi alma

desea. Retorcido dolor siento,

mi voz es aire

que nadie escucha.

Mi llanto, agua salada

que saborean mis labios cada dos lunas desamparadas.

Mi garganta, cueva que hace

prisionero a mi dolor. Dolor que yace

como un nudo amargo y maldito

que sofoca mi alma.

Mi cara, reflejo

de la amargura que lleva dentro,

quisiera reflejar felicidad y esperanza.

Pero mi conciencia

hunde las apariencias.

Este dolor se adueña

nuevamente de mí y su amargura

envuelve mi alma y lo escupe

Como vil basura.

Una gota fría cayó en mi corazón

Que no podrá volver a calentarse más.

Ana Marcela Veizaga (4º de ESO)

 

Mi perro Igrón

 

Mi perro Igrón

es más pequeño que un balón.

Ronaldo marcó un gol

con su amigo el Sol.

Mi jardín de cacao,

quien lo toca, dice: ¡Ao!

Los gnomos rojos

no tienen ojos.

Danone es redondo,

pero Ato es muy hondo.

Elias El Mourabit (1º de ESO)

 

 

Tres poemas contra la guerra de Irak

 

I

Porque la queremos

y no la tenemos.

Porque nos manifestamos

aunque no nos hagan caso,

porque no escuchan

por una idea equivocada

de lo que es democracia.

No hay paz.

La paz que es

noche y  luna,

agua y espuma,

abrazo y felicidad.

Aquello que el dinero

nos roba

y el orgullo no nos da.

Queremos paz.

No a las guerras.

No a las diferencias.

No a un pensamiento

hipócrita y egoísta.

No a los que no

quieren la paz.

Lorena Hidalgo (3º de ESO)

 

II

 

El mal está puesto en lugar del bien;

el dinero, en lugar de la paz;

el odio, en lugar del amor.

 

Destrozar no es construir.

Muertes indeseadas, en lugar de nuevas [vidas.

Ahora sangre es igual a petróleo.

A gritos lo decimos: ¡No!

Meryem Ajbar (3º de ESO)

 

III

En esas tardes largas

hay gente que las pasa amargas.

Pero ya es la noche,

se echa la vida, por derroche.

Por la mañana viene la alegría

porque empieza otro día.

 

Muchos no entienden lo que pasa:

la gente muere en masa.

 

En aquel país lejano siguen sufriendo

y nosotros hacemos oídos sordos,

y seguimos viviendo.

David Roca Pérez (3º de ESO)

[Aquests poemes van estar publicats a la revista Sota el cel del Puig, núm. 15, juny de 2003.]