Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Articles / Personatges

Personatges

Personatges del món antic

Personatges

 

Ajenatón, el rey hereje de Egipto

 

En el siglo XIX se encontraron restos arqueológicos de Amenofis IV, llamado Ajenatón. Ajenatón nació en 1373 a. C. Era hijo de Amenofis III, que había tenido su corte en Tebas, capital religiosa de Egipto.

Entonces se creía en muchos dioses, y el más importante era Amón, que quiere decir fuerza invisible, era el dios de los dioses. Todos los dioses tenían un templo en su honor. En ellos era el sumo sacerdote quien se ocupaba de las ofrendas de comida y bebida; por este motivo los sacerdotes tenían mucho poder. Algunos de los dioses eran Osiris (dios del poder de la vida) y Ator (dios del amor, la felicidad y el buen tiempo).

En la época de Amenofis III se decía que en Egipto había tanto oro como polvo, lo que quiere decir que era una época muy próspera.

Amenofis IV, siendo adolescente, fue coronado rey en 1358 a. C. Estaba casado con Nefertiti, que quiere decir “la hermosa que ha llegado”.

Amenofis IV cambió su nombre por el de Ajenatón (“horizonte del disco solar”), porque puso a Atón como nuevo dios en lugar de los dioses anteriores. En un principio dejó que los egipcios adorasen a otros dioses, pero más tarde dijo que sólo había uno que era Atón, que quiere decir “disco solar”. Eso de que no hubiese nada más que un dios no les hizo mucha gracia a los sacerdotes.

Todo esto se sabe porque en 1979, el doctor Donald Redford halló un discurso sobre el estado de la nación en el que se habla a la corte del dios sol y se declara que se ha terminado con los otros dioses. Si Atón es el nuevo dios, Amón se convierte en nada, por eso los sacerdotes de Amón odian a Ajenatón, porque ha terminado con sus riquezas. En los demás templos tienen que adorar a Atón. De esta manera Ajenatón acaba con el poder de los sacerdotes para ser él único con poder divino.

En esa época, Ajenatón cambia las reglas del arte y prohíbe la representación de los dioses: él, sus mujeres y sus hijos son los únicos que aparecen representados en los templos… junto con el dios Sol (Atón).

Nefertiti también cobró relevancia en este nuevo arte, y se la representa mientras ofrece manjares al disco solar. Nefertiti, con el tiempo, se convierte en faraona.

Ajenatón construye una nueva ciudad. En el lugar donde ocurrió el primer amanecer, se construyeron grandes palacios para hospedar a las esposas menores. Al cabo del tiempo, los hititas empiezan a invadir Egipto (incluso algunos antiguos aliados de Egipto se unieron a ellos).

En el 17º año de su reinado, Ajenatón desaparece. Los arqueólogos han descubierto que entonces se derribaron muchos de los edificios que él había construido.

En el año 1333 a.C. Tutankamón hace que Egipto vuelva a unirse. El culto a Atón había terminado cuando Ajenatón murió, y todo había vuelto a ser como antes. Aun así, quedan muchos misterios sobre esa época.

Judit Barrientos Solera (2n d’ESO)

 

 

Nefertiti

 

Nefertiti nació en el año 1397 a.C. Fue esposa del faraón egipcio Amenofis IV (que se cambió su nombre por el de Ajenatón). Como su marido, creía en un solo dios (Atón, el Sol), y se la declaró “esposa divina”, lo que aumentó su poder.

Nefertiti consiguió que se rindiera culto a la figura de la mujer, a la familia y a la pareja y los relieves de los palacios y templos en que aparece demuestran que tuvo un protagonismo mayor que el de otras reinas. Por ejemplo, se la representa en ceremonias religiosas con un tamaño similar al del faraón, conduce su propio carro y golpea a sus enemigos con una maza.

Se ha dicho que Nefertiti murió durante una epidemia de tracoma, pero no es seguro. Su momia todavía no se ha encontrado.

Ana Mª Jiménez Garrober (2n d’ESO)

 

Nefertiti era la dona de Akenatón. És un exemple de bellesa, però el seu defecte és que ella és guerxa, i per això la treuen sempre de perfil a les fotos o escultures. Es va casar amb Akenatón segurament per diners.

Naila Albarracín Ferrando (1r d’ESO)

 

Tutankamón

 

Fue un rey egipcio del antiguo Egipto que murió muy joven, a los 16 o 17 años (dicen que hubo un complot para matarlo con unos bumeranes que se encontraron en su tumba). El daño sufrido por la momia impide aclarar muchas cosas sobre este faraón.

El proceso de momificación fue tan dañino (extracción del cerebro y de otros órganos, destripamiento, inmersión en natrón) que muchas pistas sobre el fallecimiento desaparecieron. Hay que añadir, además, la abundancia de líquidos para embalsamar (perfumes, resinas y ungüentos) que provocaron, según algunos estudios, una especie de combustión de la momia.

Hay autores que dicen que todo esto sirvió para ocultar que Tutankamón fuera asesinado. También es importante el trato que dieron a la momia cuando la encontraron Howard Carter y sus colaboradores, que despegaron el cuerpo del sarcófago de oro para poder realizarle la autopsia en 1925.

En definitiva, Tutankamón fue un faraón al que mataron porque no querían que reinara, pero del que no se sabe quién lo mató.

Álex Ballesteros Vinueza (2n d’ESO)

 

Un libro que parece muy interesante sobre Tutantkamón (Vida y muerte de un rey niño, de Chistine el Mahdy) acaba de aparecer ahora en España[1]. La autora sostiene que lo más probables es que el rey faraón muriera a causa de un tumor en la cabeza. Pero hay muchas otras opiniones. Hoy Tutankhamón sigue durmiendo en su tumba del Valle de los Reyes, aunque despojado de todo su ajuar, que está depositado en su mayor parte en el Museo Egipcio de El Cairo.

Tutankhamón falleció a los 16 o 17 años. Se ha dicho que Ay, una especie de secretario suyo, pudiera matarlo, pero hay muchas otras suposiciones, como la de Chistrine el Mahdy, quien cree que lo único de lo que es culpable Ay es de haber precipitado el entierro de Tutankhamón a fin de asegurarse la sucesión ante el general Horemheb.

Victoria Arias Vall (1r d’ESO)

 

 

Tutankamón va morir als 18 anys, sense haver regnat massa. Diuen que va ser assassinat per un visir, però la veritar és que era un faraó que no va tenir tanta importància com altres.

Diuen que els egiptòlegs que van descobrir la tomba de Tutankamón (dirigits per Howard Carter) van desencadenar la seva maldició. Molts van agafar malalties, i deien que era la maledicció. Lord Carnavord va morir als dos mesos d’una malaltia no coneguda, el seu germà es va tornar boig i també va morir. Un egiptòleg que era francès, en sortir de la tomba, es va caure i va morir. Un altre noi va morir abans de buidar la tomba. Un altre que es deia Arthur, que també havia obert la tomba, en veure tantes morts dels seus companys, va fugir perquè no li arribés la maledicció, però en el trajecte ell també va morir, i l’últim mort va ser un príncep que havia vist la tomba: va ser assassinat per la seva dona. Però se m’oblidava que un que estava escrivint una obra de teatre sobre Tutankamón, també va morir. L’únic d’aquesta expedició que va sortir viu va ser Howard Carter.

Això et treu les ganes d’anar a una expedició.

Naila Albarracín Ferrando (1r d’ESO)

 

 

Aníbal

 

Aníbal fue un general cartaginés que se recuerda en la historia por sus hazañas bélicas contra los romanos y por cruzar los Alpes con elefantes para conquistar Roma. Se le consideraba una persona con mucha inteligencia como para confundir al ejército romano y perder frente a ellos el mínimo posible de infantería ligera. Sus méritos como militar son todavía admirados y la ruta que siguió para llegar a la península italiana, la seguiría más tarde Napoleón para conquistar Europa.

Aníbal se suicidó a los 64 años porque antes que caer rendido y muerto por sus rivales, prefirió quitarse él la vida y no darles a ellos esa satisfacción.

Celeste Muñoz Martínez (2n d’ESO)

 

 

Abraham

 

¿Quién fue Abraham? La verdad es que todavía no se sabe a ciencia cierta, si siquiera se sabe si existió realmente, pues aunque aparece en las religiones Judía, Cristiana e Islámica, puede ser que sólo sea un personaje inventado por alguien de su época.

¿Cuál es la historia de Abraham? Según el Génesis (el primer libro del Antiguo Testamento, de la Biblia), Abraham nació en Ur de los caldeos, un emporio comercial que unía Mesopotamia con los actuales Irán, Afganistán, Egipto, Turquía, Siria e Israel. No se sabe con certeza en qué año nació (si es que llegó a nacer), aunque los historiadores, basándose en los escritos de la Biblia y contando las generaciones desde Abraham hasta que ésta fue escrita, sitúan su nacimiento hacia el año 2100 a. C., pero por la confusión de algunos datos se puede pensar que nació mucho después (por ejemplo, en la Biblia se habla de camellos utilizados para transportar mercancías, cuando los camellos no fueron utilizados para el transporte hasta el primer milenio a. C.

Abraham partió de Ur hacia Harrán, a orillas del río Balij, con su esposa Sara, su padre Téraj y su sobrino Lot. Allí aún queda la vivienda donde supuestamente se estableció Abraham: era grande y espaciosa, lo que indica que pertenecería a una familia numerosa e importante. El nombre de Abraham no aparece en ningún resto arqueológico de la zona, pero nombre de Téraj sí que aparece en inscripciones en escritura cuneiforme, aunque Téraj pudo no haber sido una persona, sino una ciudad o un clan cercanos a Harrán. ¿Pertenecería Abraham a ese clan o ciudad y por esa razón se cuenta en el Génesis que era hijo de Téraj?

Fue en Harrán donde Abraham escuchó por primera vez las palabras de Dios. Yahvé le dijo: “Vete de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre a la tierra que yo te mostraré. De ti haré una nación grande y te bendeciré. Engrandeceré tu nombre; y sé tú una bendición.”

Abraham partió entonces hacia Canaán y allí Dios le dijo: “A tu descendencia he de dar esta tierra.” Entonces Abraham edificó allí un altar a Yahvé. Abraham viajó por Canaán a la tierra de Néguev y una intensa sequía le hizo partir de nuevo, esta vez hacia Egipto, sólo hasta que se acabara la sequía en la tierra prometida por Dios. Abraham tuvo que dudar entonces de la palabra de Dios de darle hijos y tierras, todavía no tenía hijos y al llegar a la tierra prometida había tenido que volver a marcharse.

Cuando estaba cerca de Egipto, Abraham dijo a su mujer: “Mira, yo sé que ere mujer hermosa. En cuanto te vean los egipcios, dirán: ‘Es su mujer’, y me matarán a mí y a ti te dejarán viva. Di, por favor, que eres mi hermana, a fin de que vaya bien por causa tuya y viva yo gracias a ti.”

Al llegar a Egipto, el faraón se llevó a Sara y, como recompensa por haberla traído, le dio a Abraham ovejas, asnos, vacas, siervos, siervas y camellos. Ese acto por parte de Abraham fue causa de una falta de fe en la promesa de Dios; sin embargo, Dios castigó al faraón mandando grandes plagas sobre Egipto. El faraón hizo llamar entonces a Abraham y le dijo: “¿Qué has hecho conmigo? ¿Por qué no me avisaste de que era tu mujer? ¿Por qué dijiste: ‘Es mi hermana’, de manera que yo la tomé por mujer? Ahora, pues, aquí tienes a tu mujer: tómala y vete.”

Abraham salió de Egipto con grandes riquezas y volvió a Canaán; allí tuvo una disputa con su sobrino Lot sobre las tierras que se quedaría cada uno. Abraham dejó que decidiera su sobrino, que acabó quedándose el verde valle del río Jordán. Abraham se conformó con las montañas y desiertos de la zona y fijó su morada en el encinar de Mamré. Dios dio a Abraham que recorriera esas tierras porque a él se las daría. Abraham construyó un templo en Hebrón en gratitud al Señor.

Abraham se convirtió en un poderoso jefe militar. Recibió la noticia de que su sobrino Lot había sido capturado por cuatro reyes en guerra. Abraham reunió un ejército de 318 personas nacidas en su casa y atacó al enemigo durante la noche liberando a Lot.

En el viaje de vuelta a Mamré, Abraham se paró en Jerusalén, donde tuvo una conversación con Dios reprochándole ser viejo y no tener hijos. Dios respondió diciéndole que su descendencia sería tan numerosa como las estrellas del cielo.

Sara, que era estéril, convenció a Abraham para que tuviera un hijo con una de sus esclavas. Así es como Abraham tuvo un hijo con Agar, una esclava egipcia que viajaba con ellos desde que Abraham fue expulsado de Egipto por el faraón. Ismael, el primer hijo de Abraham, aparece con frecuencia en textos islámicos. Según el Corán, Abraham e Ismael levantaron la Kaaba (en La Meca), el lugar más sagrado del Islam.

Después de haber concebido un hijo con Abraham, Agar miraba con desprecio a Sara, por lo que ésta se quejó a Abraham, quien le dejó hacer con la esclava lo que quisiera. Agar huyó de Sara, pero fue detenida por un ángel, que le dijo: “Vuelve a tu señora y sométete a ella.” Y así lo hizo.

Tres años después del nacimiento de Ismael, Dios habló con Abraham para decirle que le daría un hijo con su esposa Sara. Ni ella ni Abraham se lo podían creer (Abraham tenía ya cien años y Sara noventa). Sin embargo, al año nació Isaac. Sara creyó que aunque el primer hijo de Abraham fuese Ismael, su herencia tendría que ser para Isaac, ya que era hijo suyo. Dios se puso de parte de Sara y le dijo a Agar que se marchara con su hijo, pero que de éste también nacería una gran nación por ser hijo de Abraham.

La muestra definitiva de la fe de Abraham son los hechos que ocurrieron en Beersheba. Dios ordenó a Abraham que sacrificara a Isaac en el monte del Templo, pero cuando estaba a punto de hacerlo, Dios le ordenó que se detuviera, porque ya sabía que su obediencia a Dios no tenía límites.

Sara murió a los 127 años y fue enterrada en Makpela. Abraham se casó con otra mujer llamada Queturá, quien le dio seis hijos más. Abraham murió a los 175 años y fue enterrado en Makpela junto a Sara.

¿Todo esto ocurrió de verdad? En mi opinión, Abraham pudo existir, ser una persona importante de la época y vivir con un gran séquito de personas a su alrededor y con grandes riquezas después de salir de Egipto. Pero que hablara con Dios y que Éste le prometiera que tendría gran descendencia, creo que es un invento de quienes escribieron su historia. Aunque nada es seguro…

Francisco Cruz Illán (2n d’ESO)



[1] Tota aquesta informació l’hem extret del reportatge de Jacinto Antón “El misterio crece en torno a Tutankamón” (El País, 1 de novembre de 2003).

[Aquests comentaris van estar publicats a la revista Sota el cel del Puig, núm. 14, maig de 2003.]