Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Teatre / Arenas y esteras

Arenas y esteras

Comentaris de la representació de l'obra "Arenas y esteras", pel Grupo de Teatro de Villa el Salvador (Perú)

Arenas y esteras

 

 

  • El passat 16 d’octubre, dimecres, a l’hora de tutoria, vam veure al saló d’actes del nostre institut una obra de teatre, Arenas y esteras, d’un grup peruà. Era una obra molt interessant on s’explicaven les coses que passaven al seu país, a la seva ciutat: no tenien aigua potable, ni llum... En fi, tenien molts problemes, però els van saber solucionar amb l’ajut de moltes persones. A mi el que me molestava va ser que alguns companys no callaven. Quan era l’hora de sortir, a les 14 h, com l’obra no s’havia acabat encara, la gent es queixava i els actors van haver de fer una pausa perquè poguessin sortir tots els que volien marxar. Jo em vaig quedar fins que va acabar perquè em resultava interessant l’obra i per respecte als que la feien. No tinc res més a dir. [Sara Rojas Machado, 2n d’ESO, grup C.]

 

  • L’altre dia, vam anar al teatre per veure  l’obra d’un grup de Villa el Salvador (Perú). Entre els sis personatges, hi havia dues noies i quatre nois, i una noia que presentava l’obra. L’obra va tractar de la pobresa. Els personatges feien preguntes com: “Em dóna una llimona?”. L’obra no va estar malament, ja que, moltes vegades, el públic —que eren nosaltres, els alumnes de l’institut— podíem donar la nostra opinió i votar... Quan portàvem una hora, va sonar el timbre. Ens van dir que faltaven 10 minuts per acabar-la. Alguns companys  van marxar, i els altres ens van quedar, entre ells jo. L’obra em va agradar, però vaig pensar que una mica llarga. [Yolanda Fernández Medina, 2n d’ESO, grup B.]

 

  • La obra de teatro del grupo de peruanos era muy buena y, a la vez, muy triste, porque ellos mostraban la clase de vida que lleva mucha gente allí. También trataba de política: los políticos cada vez más llevaban a su pueblo a la ruina. La historia iba de unos personajes que vivían en el campo, cogían agua en unos camiones, lavaban la ropa a mano, no les alcanzaba el dinero… Los personajes nos dieron una explicación de cómo los políticos que gobiernan el país, en vez de mejorarlo, lo arruinan. A veces ayudan a la gente de la ciudad o gastan el dinero en carreteras, puentes… y otras obras de la ciudad, pero no ayudan a la gente del campo. Muchas veces suben los precios y la inflación se dispara. También dieron escenas que no se entendían mucho, pero no importa, lo bueno era que aunque esos personajes fueran pobres mostraban su alegría. [Juan Carlos Rivas, 2º de ESO]

 

  • La obra Arenas de Villa estuvo bien, aunque los profesores no calcularon bien cuánto duraba y salimos media hora más tarde de lo previsto (a las 14.30). Por eso los actores hicieron bien cuando, al ver eso, dijeron que se podía marchar quien quisiese. Cada actor representaba el papel de varios personajes y, además, hacían participar al público a menudo. Era una obra alegre sobre un tema triste y los actores lo mismo hacían de profesor que de policía. Su acento sudamericano iba bien con los personajes. La obra trata de cómo vive mucha gente en Sudamérica; muchos llevan una vida dura llena de pobreza y algunos caen en la delincuencia. En general, estuvo bien. [José Luis Álvarez Culebras, 2º de ESO]

 

  • Esta obra de teatro no me gustó mucho. Puede que fuera porque no acabé de entenderla. Me quedé en el salón de actos hasta el final, aunque no me gustara, creo que era un mal gesto irse a media obra. La verdad es que los actores actuaban muy bien. Por otra parte, me gustó cuando cantaban y tocaban instrumentos. Lo hacían muy bien. [Alba Calvo Lallave, 2º de ESO]

 

  • Con sinceridad, al principio la obra me pareció algo que no era de otro mundo (en realidad, ni me había enterado de cómo se llamaba el grupo ni de qué trataba la obra), pero cuando fui poniendo atención, fui dándome cuenta de lo que el ser humano es capaz de hacer con su solo interés, con imaginación y tiempo. El vestuario de los actores no era precisamente el de los personajes de El fantasma de la ópera, y su telón de preparación era un pequeño espacio tapado por una tela. La gran iniciativa del grupo al crear a todos esos personajes me pareció fabulosa, así como el esmero de todos los actores por transmitir todo lo que sentían. Fue el mejor medio de comunicación que podían haber elegido. Otro punto que me gustó muchísimo y me hizo pensar bastante fueron los casos de todas esas personas, sus conflictos, sus desgracias y anhelos. Y me hizo pensar mucho: porque quizá yo no esté conforme con todo lo que tengo, pero mucha de la gente de la que se hablaba en la obra, con tan poco, es tan feliz. [Ana Marcela Veizaga Salazar, 4º de ESO]

 

  • La obra trataba de un pueblo de los alrededores de Lima (Perú) que hace años era un pueblo con muchos conflictos: la gente estaba aterrorizada, no tenían agua ni luz, y el aguatero iba los fines de semana a vender agua y todos se alegraban. También hacían reuniones los vecinos para poder restaurar lo que había sido destruido por la guerra y también para ser más compañeros los del pueblo. Salían los vecinos a vender sus productos por las calles y entre los coches. Y cuando iban a pedir trabajo, los dueños de las empresas les decían que no había trabajo, que volvieran la semana siguiente, y los trabajadores se quejaban de que siempre les decían lo mismo. [Pablo Ocampo, 4º de ESO]

 

  • El dimecres passat vam veure a la sala d’actes del nostre institut una obra de teatre, Arenas de Villa. Els actors venien de Perú, i l’obra parlava de la pobresa que pateix el seu país i la seva ciutat (Villa El Salvador), per exemple, l’escassetat d’aigua. Ells miren allà molt per l’aigua i pel seu ús i no la malgasten; nosaltres no pensem en això. També van representar molts dels costums que hi tenen. Aquesta obra va trigar més del compte i, sincerament, em va fer una mica de vergonya quan van arribar les dues de la tarda i molts de nosaltres vam marxar sense acabar de veure-la. [Esperanza Jiménez Martín, 4t d’ESO, grup A.]

 

  • A mi l’obra em va semblar una mica pesada. A més, l’argument tampoc no m’agradava gaire. Els actors eren bons i ho feien bé, però tota l’estona era el mateix: parlaven de les desgràcies de Villa El Salvador. Al principi estava bé, perquè t’assabentaves de coses que no sabies, però després em vaig avorrir. M’hauria agradat més si també hagués parlat de les coses bones que passen allà. [Núria Mayo Núñez, 4t d’ESO, grup A.]

 

[Comentaris publicats a la revista Sota el cel del Puig, núm. 11, novembre de 2002.]