Sou a: Inici / Activitats / Activitats educatives / Teatre / Rinconete y Cortadillo (2010)

Rinconete y Cortadillo (2010)

Comentaris d'una adaptació teatral de Rinconete y Cortadillo

Rinconete y Cortadillo

El pasado 26 de noviembre, fuimos al salón de actos del instituto a ver una obra de teatro, una adaptación de la novela Rinconete y Cortadillo, una de las doce novelas ejemplares que escribió Miguel de Cervantes.

La obra trata de dos jóvenes que se encuentran en un camino, uno se llama Pedro Rincón y el otro Diego Cortado. Después se preguntaron por sus oficios. Cortadillo dijo que se ganaba la vida limpiando bolsillos y cortando arbustos. Rinconete dijo que él se ganaba la vida con un juego de cartas en el que siempre  ganaba. Aparecieron por allí un hombre y una mujer. Rinconete le retó al hombre a jugar una partida de cartas; empezaron a jugar y ganó Rinconete. El hombre quiso jugar otra vez, y otra vez ganó Rinconete. El hombre se enfadó y quiso pegarle, pero su mujer que no lo hiciera y se marcharon. Seguidamente apareció un caballero que estaba buscando dos escuderos que le acompañaran a Sevilla, y los dos jóvenes aceptaron.
Una vez en Sevilla, le dieron las gracias al caballero y, sin que se diera cuenta, le robaron algunas cosas. Apareció entonces una joven diciendo que les había visto robando y que se lo diría a su jefe. Ambos preguntaron que quién era el jefe: la mujer les explicó brevemente quién era Monipodio, el jefe de una hermandad de ladrones que robaban objetos y se lo ofrecían a la Virgen. Decidieron visitar al jefe y una vez allí tuvieron una charla con él. Monipodio les ofreció un trabajo y ellos, de momento, aceptaron. Llamaron a la puerta y la mujer fue a abrir, volvió y le dijo al jefe que habían denunciado un robo en la plaza que vigilaba la mujer. El jefe se enfadó y quería pegar a la chica, pero Rinconete y Cortadillo dijeron que habían sido ellos los ladrones y el jefe se puso contento.
Más tarde Monipodio llamó a su criado y revisaron las deudas. El jefe le preguntó a su criado si había matado a la persona que le había ordenado, y el criado dijo que no, que había matado a su criado. El jefe se enfadó con él pero no le hizo nada. Finalmente pudo pagar sus deudas con una cadena de plata que le habían dado.
La obra me gustó, está muy bien y tiene muchos momentos de humor.

David Mingueza (1º de ESO)

Rinconete y Cortadillo es, originalmente, una novela escrita por Miguel de Cervantes.
El otro día vimos una adaptación teatral de dicha obra, ambientada en la pillería y los robos. Va de dos jóvenes de 15 años llamados Pedro del Rincón y Diego Cortado. Se han marchado de casa porque sufrían maltratos y porque necesitaban dinero. Querían mucho dinero. Se conocieron en Toledo, yendo de camino a Sevilla, y se hicieron amigos. Rinconete sabía trucos para ganar a las cartas. De esta manera apostó dinero con un señor que pasaba por allí para ver quién ganaba una partida a las cartas. Haciendo trampas, Pedro le gana y consigue "robar" bastante dinero. Cortadillo tenía otras cualidades: correr, saltar, agilidad...
Más tarde se encuentran con un navegante que les lleva hasta Sevilla. Cuando llegan allí se encuentran con Monipodio, el maestro de ladrones, bribones, prostitutas... Era obligatorio dejar una parte de lo que se robaba en su cofradía, entonces lo robado se vendía y el dinero robado se destinaba a velas para los santos y novenas para las vírgenes.
Opinión: la obra me ha gustado bastante. Aunque era más corta que de costumbre, no se me ha hecho nada larga. Tiene un toque de humor bastante espontáneo que gusta a la gente. Los actores son muy buenos.
Lo que me ha parecido muy original ha sido el final, cuando estaban comiendo y Rinconete y Cortadillo salían a explicar el final mientras la chica y Monipodio se quedaban quietos. Eso ha causado un "efecto congelación" espectacular.

Quim Ferré (2º ESO)


El pasado viernes 26 de noviembre, los alumnos del instituto Puig Castellar pudimos disfrutar de la obra de teatro Rinconete y Cortadillo, que trata de dos ladrones, Rinconete, el de más experiencia, y Cortadillo, un joven aprendiz de ladrón, que se conocen cuando se disponen a descansar un día en el que coinciden. En ese momento, Rinconete empieza a explicar a Cortadillo su habilidad para jugar a los juegos de naipes haciendo trampas.
Pasó un hombre cerca de donde estaban ellos descansando y Rinconete le propuso al señor si quería jugar a los naipes y el hombre asintió y Rinconete ganó las dos partidas y ganó mucho dinero. Luego un hombre con dinero pasó por delante de ellos y les ofreció ir a Sevilla.
En Sevilla se encontraron con Monipodio, jefe de la cofradía de delincuentes, que tiene como ayudante a Chiquizneque, que es muy gracioso.
Un día fue un hombre a reclamar porque Chiquizneque había cortado en el cuello al ayudante de su amo y se lo tendría que haber hecho al amo.
También reclaman por un robo hecho por Rinconete y Cortadillo, de lo que al final devolvieron solamente una parte, el dinero. Al principio, los dos amigos se querían marchar,  pero al final se quedan porque ven en Monipodio un hombre que les ayuda y les protege.
Opinión: creo que esta representación teatral estuvo muy bien, sobre todo cuando sale Chiquizneque. Los actores eran bastante buenos, pero el que hacía de Rinconete no me gustó tanto, tal vez por sus personajes o su forma de actuar. En general, fue bastante bien y creo que gustó a mucha gente.

Arturo Castosa (2º ESO)

Dos chicos, llamados Pedro y Diego, se conocieron y se explicaron el uno al otro su oficio y a qué se dedicaban. Resultó ser que los dos eran ladrones. He aquí que apareció un hombre que quería jugar a cartas y Pedro, que era un tramposo, le ganó y se llevaron mucho dinero. Luego, un hombre andaba buscando dos muchachos para que le ayudaran a ir a Sevilla y los dos chicos se ofrecieron a ayudarle a cambio de dinero y comida.
Cuando llegaron a Sevilla, le robaron el dinero y algunas prendas al hombre y este no se dio cuenta, pero una chica los vio y los convenció para llevarlos con Monipodio, que era como una especie de jefe de los ladrones. Allí se cambiaron el nombre por Rinconete y Cortadillo, y empezaron a robar para Monipodio. Rinconete y Cortadillo querían marcharse, porque Monipodio no solo ordenaba que robaran, sino que también les hacía matar a gente, pero no pudieron marchar, porque Monipodio los vigilaba, así que tuvieron que aguantar unos cuantos años más.
Opinión: me ha gustado mucho, la historia era muy bonita, y el decorado y los actores han estado muy bien. La obra tenía momentos muy divertidos y todo se entendía perfectamente.

Irene Visier (2º ESO)

[Aquests comentaris han estat publicats al número 34 de la revista Sota el cel del Puig, desembre de 2010.]