Sou a: Inici / Activitats / Ciutat / VIII Diada de l'Ensenyament

VIII Diada de l'Ensenyament

Tema de la Jornada: Els Llibres. 9 de maig de 2004

Diada dels llibres

 

 

  • El 9 de mayo actúe con mi grupo de ballet en una exhibición con motivo del Día de la Enseñanza. La noche anterior no pude dormir, por los nervios. Me levanté a las 10 h para almorzar, vestirme y peinarme. A las 11.30 h. ya estábamos en la puerta del polideportivo pero, como cada año, no podíamos entrar de tanta gente como había. Antes de bailar nosotros lo hicieron otros grupos, aunque no me fijé porque yo estaba pensando en nuestro baile (Carmina Burana). Cuando nos tocó bailar, estaba muy nervioso pero, a medida que bailábamos, me relajaba más. Al acabar el baile, el nuestro fue el grupo al que más aplaudieron. Después de bailar, como dimos muchas vueltas, me encontraba mareado, y cuando llegué  a la zona donde estaban mis padres, me dieron agua para beber. Cuando acabé de vestirme, subí arriba y me encontré con César, Miguel Ángel, el de clase, Miguel Ángel del Salvatella y Edu. Fui a la caseta del Puig y estuve hablando con Ester y con Paco. Más tarde llegué a mi casa, comí y me puse a estudiar para el examen que teníamos el lunes.

Rubén Ortuño Peñarrubia (1º  C)

 

  • El domingo 9 de mayo quedé con mis amigas en la Plaza de la Vila, en el puesto del Instituto. Cuando llegué con mi hermana pequeña, estaban Arantxa, Adriana y Jessica, y muchos compañeros más. Me encontré con los profesores: Paco Gallardo, Margarida y Asunción. Al saludar a mis amigas y a los profesores, me di cuenta de que al lado de la caseta del Instituto estaba la del colegio al que iba, el Lluís Millet, y donde ahora va mi hermana Iris. Mis antiguos profesores estaban allí: Joan Lluís, Montse y Vicki, y no me dio mucho tiempo de quedarme con ellos. Sólo pude ver el libro que habían hecho los niños del grupo de mi hermana (y ella), que era muy bonito y gracioso. Después me fui al polideportivo a ver actuar a otras amigas. Allí estaba mi primo, que fue a ver a sus compañeras de Les Vinyes. A mi hermana, aunque tenga tres años, le gusta mucho el ballet; para ella es un baile de princesas. Me lo pasé muy bien esa mañana.

Aïda Rodríguez Lupiáñez (1º C)

 

  • El 9 de mayo fue el Día de la Enseñanza. Sobre las 12 del mediodía hubo un festival de danza en el polideportivo de la Plaza de la Vila. En ese festival bailamos niñas del Puig Castellar y de otros colegios, como el Salvatella, Les Vinyes… Bailé sevillanas y ballet. Para las sevillanas íbamos todas con un traje rojo en el primer baile y con otro azul marino en el segundo. Para el ballet íbamos todas de negro. Primero salí a bailar las dos coreografías de sevillanas, una de David Bisbal y David Cirera y otra de las MSM. Más tarde salí a bailar el ballet de la canción de Carmina Burana. En el ballet salimos con puntas y diferentes instrumentos; yo llevaba una cinta de gimnasia rítmica de color rojo. Al acabar un baile, teníamos que cambiarnos rápidamente para salir a realizar otro. Lo peor fue que, al terminar las sevillanas, me tocaba salir para el ballet y tenía que cambiarme de ropa, hacerme el moño y ponerme las puntas, que es para mí lo más difícil. En el primer baile estaba muy nerviosa; en el segundo, casi nada, pero en el tercero, al ser el de ballet, me volví a poner muy nerviosa. Al acabar los tres bailes fuimos a ver las paradas expuestas por los colegios en la Plaza de la Vila. Primero pasé por la del Puig Castellar y, a continuación, por la del Salvatella (mi antiguo colegio), el Berenguer, etc. En resumen, ese día me lo pasé muy bien, aunque… ¡con unos nervios!

Cristina Sánchez Lafuente (1º C)

 

  • El domingo 9 de mayo fue el Día de la Enseñanza. Yo bailé en el polideportivo de Can Sisteré, que está al lado de la Plaza de la Vila, que era donde se celebraba la Diada. Ese día madrugué para poder peinarme con tiempo, ya que al bailar ballet, el pelo se tiene que llevar recogido en un moño. Después me vestí y me preparé. Fuimos todos los bailarines juntos: Alba, Silvia, Cristina, Montse, Rubén y yo. En el polideportivo tuvimos que esperar un buen rato, ya que no sólo bailábamos nosotros, y además nosotros lo hacíamos de los últimos. Por fin, llegó el momento de bailar. Había mucha gente allí dentro y hacía calor; pero ya era la hora de nuestro momento. Todo fue muy bien. Yo tuve un pequeño percance porque se me desató una punta en medio del baile, pero, por suerte, evité ponerme nerviosa y no me caí. La gente se entusiasmó, nos aplaudió mucho y nosotros nos alegramos. Cuando acabó el baile, Alba y yo fuimos al puesto del Puig Castellar y estuvimos un rato en la sección de Matemáticas, con la profesora Margarida. Llegó la hora de irnos para casa, pero, antes, Alba, Sonia y yo dimos una vuelta por las exposiciones de esta celebración, que eran muy diversas y me gustaron.

Gisela Ruiz Vega (1º C)

 

  • El día 9 de mayo, en la Plaza de la Vila, hicieron, como cada año, exposiciones de todos los institutos y escuelas públicas de Santa Coloma. La verdad es que no pude ver demasiado, porque unas amigas, mi hermana y yo actuábamos en un ballet representando a nuestro colegio de antes, con otras amigas que bailan sevillanas. Bailamos un baile clásico, el del Carmina Burana. En los puestos suelen poner trabajos que han hecho los alumnos de los centros. Yo sólo fui a ver el del Puig Castellar, el del Berenguer y el del Jaume Salvatella. Del Puig cogí unos folletos y del Jaume Salvatella, un punto de libro y un imán para la nevera con la fotografía del colegio.

Silvia Ramírez Osuna (1º C)

 

  • El día 9 de mayo fui al polideportivo de Can Sisteré para ver bailar a Silvia, Cristina, Montse, Gisela, Alba, Nuria, Patricia, Alba y Rubén. Bailaron la canción del Carmina Burana, un baile contemporáneo. Para mi gusto, fue el más preparado de todos. Después de la actuación fui con Montse a dar una vuelta por la plaza de la Vila, pues había allí exposiciones de trabajos de varios colegios e institutos públicos. En la caseta del Puig Castellar había gente del insti vigilando y enseñando los trabajos. Al cabo de un rato, Montse y yo nos fuimos a comprar chuches, y luego volvimos para casa.

Laura Torán (1º C)

 

  • El otro día, el 9 de mayo, se celebró en la Plaza de la Vila una especie de fiesta del libro. Nuestro instituto también participó. Los de 1º hicimos libritos originales y un problema de Matemáticas; los de 4º vendían camisetas. Los demás institutos también presentaron muchas cosas, regalaban pegatinas, lápices, etc. Toda la plaza estaba llena de gente (padres, hijos, profesores…). En nuestro puesto se enseñaban los libritos originales, dibujos… y se ofrecía a la gente ganar caramelos respondiendo los problemas de Matemáticas. En otros puestos también se hacían cosas divertidas, como puzzles, poner tu nombre con imanes… En medio de la plaza desfilaron los cabezudos. También se leyó un cuento por el micrófono. A mí me gustó bastante porque estuve viendo todos los puestos con mis amigos y porque participamos enseñando los dibujos a los visitantes de nuestro puesto.

Carlos Albarrilla (1º  A)

 

  • El domingo 9 de mayo, en la plaza de la Vila, hubo una exposición de diferentes trabajos y actividades de diferentes colegios e institutos. Había mucha gente con la que podías hablar y hacer juegos, pruebas… También había tiendecitas en las que se vendían pulseras, camisetas, llaveros, etc. La Diada estuvo muy bien; había mucha gente, y las cosas que había eran muy interesantes y divertidas. Allí mis amigos y yo nos encontramos con profesores de nuestro instituto y con otros de nuestro antiguo colegio, el Torre Balldovina. Allí, en la casetilla de nuestro instituto, nos encontramos las cosas que habíamos hecho este curso. Los de primero habíamos hecho unos libros para Castellano, creados por nosotros, de muchos tipos: de madera, de cartón, de papel, etc.; y también nos encontramos unos problemas que habíamos hecho para Matemáticas, una especie de adivinanzas. Los de 2º daban unas dos tarjetas o tres y luego tenías que hacer la prueba. Si lo hacías todo bien, te daban tres caramelos. Estuvo muy bien, por eso animo a la gente a que vaya cada año a esa Diada.

Xavier Parro Ventura (1º A)

 

  • En la exposición de la plaza de la Vila había muchas cosas. Había trabajos de todos los colegios e institutos. De nuestro instituto había revistas, problemas matemáticos… Uno de los problemas decía que por cada casilla se daba un grano de arroz: en la primera 1, en la segunda 2, en la tercera 4, en la cuarta 8, en la quinta 16, en la sexta 32… Hasta que daba millones y millones de granos de arroz. Nuestro instituto tenía colgados unos libritos que habíamos hecho nosotros, de cartón, madera… En las revistas que daba nuestro instituto había algunas redacciones mías. Otros colegios daban obsequios, como lápices, pegatinas… En la Plaza de la Vila había gigantes pero no me fijé mucho en ellos. Esta fiesta del libro de la Plaza de la Vila estuvo bien; yo fui y me gustó bastante.

Diego Lucía Lladós (1º A)

 

  • Avui en dia, hi ha molts llibres que van de mà en mà, hi ha un arbre al carrer Balmes de Barcelona que té un forat a l’escorça i allà hi dipositar llibres i pots agafar el que valguis però després has de tornar a deixar el llibre el arbre. Això és molt intrigant perquè mai no saps qui ha deixat el llibre i si quan deixis el llibre te’n tornaràs a trobar un altre. Això és molt intrigant perquè tu no saps qui ha deixat el llibre. Te’n pots trobar de por, d’amor, d’intriga, d’aventura... Això pot ser molt divertit perquè no cal anar a la biblioteca. Només en un arbre pots trobar un llibre adequat per a tu. D’això se’n diu en llibre que va de mà en mà perquè no sap qui l’ha llegit ni qui es l’autèntic amo del llibre, tot és anònim i més emocionant.

Albert Palma Pérez (2n d’ESO)

 

[Aquests comentaris van estar publicats a la revista Sota el cel del Puig, núm. 20, juny de 2004.]