Sou a: Inici / Activitats / Activitats docents / Educació emocional / ¿Qué les pasa a nuestros jóvenes?

¿Qué les pasa a nuestros jóvenes?

Experiència d'un intercanvi cultural

¿Qué les pasa a nuestros jóvenes?


Paco Gómez Escribano

 

Como jefe de estudios de un instituto de enseñanza secundaria, me comprometí con un centro italiano para realizar un intercambio de alumnos de una semana. La idea, que partió de los italianos me pareció estupenda. Con una juventud tan falta de valores, me pareció estupendo fomentar la amistad, la hospitalidad, la cultura y los idiomas. Creí que todo iba a ir de maravilla, y al final, así ha sido. Pero me tropecé con la falta de inquietud de los alumnos y de los padres. El intercambio prácticamente es un regalo, ya que a los niños sólo les supone un gasto el billete de avión, que en una compañía de bajo coste ha salido por 175 euros.

 

La mayoría de los padres no estaban dispuestos a alojar a un italiano que no conocen. Bastante curioso, porque hablamos de niños, no se pide alojar a un tío de 50 años que, hombre, la negativa sería más comprensible. Por otra parte, he visto que los niños y los padres tienen miedo de salir de su localidad. ¿Miedo a qué? Hablamos de alumnos de 17 años.

 

El caso es que, me ha costado la vida reunir a 10 alumnos en todo el centro, de distintos cursos, dispuestos a hacer el intercambio. Los italianos ya han estado aquí y todo ha salido maravilloso, como no podía ser de otra manera. Han viajado a diversos sitios con nuestros niños, todos juntos. El instituto ha hecho un esfuerzo económico para que las excursiones les salieran gratis. Y se han creado lazos de afectividad de un valor incalculable. Pasado mañana parten los nuestros para Italia.

 

Además, este año, seguimos fomentando las prácticas en el extranjero de los alumnos de Formación Profesional. Esto supone que nuestros alumnos pueden realizar las prácticas en un país de la Unión Europea. Dos meses con todos los gastos pagados. ¿Saben cuántos alumnos de Grado Superior se han apuntado? Pues ninguno. No entiendo ni a los niños ni a los padres. Ojala yo hubiera tenido todas estas cosas en mis tiempos.

inici

[Article publicat a La Vanguardia de 4 d'abril de 2008.]

[Tornar a la pàgina principal d'aquesta secció.]