Pensamientos

Selección de pensamientos, máximas, aforismos, versos y fragmentos narrativos para comentar

Pensamientos, máximas, aforismos, versos y fragmentos narrativos

 

Elige una cita y coméntala en la entrada Pensaments. El blog del Puig.

  1. He aquí lo que debes hacer: amarás la tierra y el sol y a los animales; despreciarás las riquezas, darás limosna a quien la pida; defenderás a los imbéciles y a los locos; dedicarás a los otros tus ganancias y tu trabajo; odiarás a los tiranos. Walt Whitman

  2. Si empezáramos a hacer solamente lo que es necesario, millones de personas morirían de hambre en el mundo. Georg Chistoph Lichtenberg

  3. Tu vida es lo que has dado. Georges Seferis

  4. Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace. Jean Paul Sartre

  5. Quien conserva la facultad de ver la belleza no envejece. Franz Kafka

  6. Toda la literatura consiste en un esfuerzo por tornar real la vida. Bernardo Soares (Fernando Pessoa)

  7. Una hora no es simplemente una hora, es un vaso lleno de perfumes, de sonidos, de proyectos, de sensaciones. Marcel Proust

  8. Los hombres sufren por amor a las cosas de las que nadie puede en realidad ser su dueño. Baruch Spinoza

  9. Escribir es defender la soledad en que se está. María Zambrano

  10. La sabiduría suprema es tener sueños bastantes grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen. William Faulkner

  11. Tengo el deseo de ver las cosas tales como son antes de que yo las vea. Deben de ser muy hermosas y tranquilas. Franz Kafka

  12. Muchos hombres de tiempos remotos murieron por los caminos. A mí me ha tentado, a mi vez, el viento que desplaza las nubes, y me ha invadido el deseo de viajar también. Matsuo Basho

  13. Este hombre ambulante (Matsuo Basho), que tituló uno de sus ensayos Recuerdos de un esqueleto expuesto a las intemperies, viaja no tanto para instruirse o conmoverse como para sufrir. Sufrir es una facultad japonesa, llevada a veces hasta el masoquismo, pero la emoción y el conocimiento en Basho nacen de esa sumisión al acontecimiento o al incidente. Marguerite Yourcenar

  14. No vemos dos veces el mismo cerezo, ni la misma luna sobre la que se recorta un pino. Todo momento es el último porque es único. Marguerite Yourcenar

  15. Acaso nunca el sentimiento haya llegado a ser tan inhumano como puede llegar a serlo la convicción. Rafael Sánchez Ferlosio

  16. Entre la pena y la nada, escojo la pena. William Faulkner

  17. Dios es el único ser que para reinar no tiene siquiera necesidad de existir. Charles Baudelaire

  18. Al fin y al cabo, como demuestran tantas religiones, para que algo exista basta con que lo crean millones de personas y a veces hasta menos, si es que son lo bastante cabezotas, obtusas o fanáticas. Rafael Sánchez Ferlosio

  19. Por temor a lo manido/ muchas cosas me callo./ En mi corazón hay escritos/ muchos poemas, y esas canciones/ mías enterradas son las que amo. Cavafis

  20. Por lo general, la humanidad conserva más el recuerdo de los malos tratos que el de las caricias. ¿Qué se hace de los besos? Las heridas, en cambio, dejan cicatrices. Bertolt Brecht

  21. Nunca olvido una cara, pero con la suya haré una excepción. Groucho Marx

  22. Si usted tiene algo que decirme, por favor, tenga la amabilidad de decírselo a cualquier otro. Agnes Gekyll

  23. Sólo los defectos otorgan características interesantes a las personas. Los fallos están ahí para crear contraste y dar así vida al mundo. Robert Walser

  24. Me eché a llorar porque tenía todo lo que quería y sabía que no sería tan feliz nunca más. Francis Scott Fitzgerald

  25. Sé fiel a ti mismo, y a eso seguirá, como la noche al día, que no podrás ser entonces falso para nadie. William Shakespeare

  26. La felicidad es saludable para el cuerpo, pero es la pena la que desarrolla las fuerzas del espíritu. Marcel Proust

  27. La palabra pronunciada es irrecuperable. Empieza su camino. Modifica el mundo. Invoca un destino que ya es insoslayable. Hermann Ungar

  28. Nunca debemos permitir que nos obliguen a responder. La respuesta no es nada. La respuesta es falta de libertad y, por eso, una equivocación. Elias Canetti

  29. Más vale pagarse de intensiones que de extensiones. Baltasar Gracián

  30. Es una ley: sufrir para comprender. Esquilo

  31. Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. Pablo Neruda

  32. Quiero llorar porque me da la gana,/ como lloran los niños del último banco,/ porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,/ pero sí un pulso hondo que sonda las cosas del otro lado. Federico García Lorca

  33. Generalmente mi madre llora en la cocina, mi padre llora en el comedor —ocultando sus ojos detrás del diario—, Ana llora en el cuarto de baño y yo lloro por el camino entre nuestra casa y la máquina tragaperras de la esquina. Philip Roth

  34. No me gusta el trabajo, a nadie le gusta; pero me gusta lo que en el trabajo es la ocasión de conocerse a uno mismo. Joseph Conrad

  35. Amamos siempre en lo que tenemos lo que no tenemos cuando amamos. El poeta es un fingidor: finge tan completamente, que hasta finge que es dolor el dolor que en verdad siente. Fernando Pessoa

  36. Si mi existencia dura más que mi interés por mi existencia, durante la diferencia estaré muerto. Thomas Bernhard

  37. Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las lágrimas no derramadas. Proverbio irlandés

  38. Un cuerpo contra otro cuerpo produce un perfume; el roce de las palabras produce sufrimiento y división. Anaïs Nin

  39. Ya no seré feliz; tal vez no importe: hay tantas otras cosas. Jorge Luis Borges

  40. Lo que comemos se vuelve podredumbre; lo que regalamos se vuelve rosas. Pensamiento persa

  41. No hay que esperar. Hay que vivir, Amor. Federico García Lorca

  42. He visto cantar a las sirenas; no creo que canten para mí. T. S. Eliot

  43. Lo peor del mal es que uno se acostumbra. Jean Paul Sartre

  44. Las revoluciones cuando triunfan se vuelven muy conservadoras. Ramón Mª del Valle-Inclán

  45. Todas las familias felices se parecen; las familias desdichadas lo son cada una a su manera. León Tolstoi

  46. Las sorpresas nos esperan allá donde hayamos aprendido a no sorprendernos de nada. Julio Cortázar

  47. Hemos inventado al otro como el otro nos ha inventado a nosotros. Nos necesitábamos. Paul Eluard

  48. Muero de hambre, satisfecho de no haber llevado una triste velilla en la trágica mojiganga. Max Estrella (Ramón Mª del Valle-Inclán)

  49. No preguntarme nada. He visto que las cosas cuando buscan su curso encuentran su vacío. Federico García Lorca

  50. Tenía entonces veinte años. No toleraré que nadie diga que ésa es la mejor edad de la vida. Paul Nizan

  51. Cuando Dios le concede a alguien un don, le da también un látigo, y el látigo es para autoflagelarse. Truman Capote

  52. El paraíso para el ser humano es que las cosas no se prolonguen. Josep Brodsky

  53. Estamos orgullosos de nuestras penas, las guardamos celosamente, las amamos, no queremos olvidarlas. Ellas son la corona de nuestras vidas. I. U. Tarchetti

  54. Tenía muy buena suerte para la desgracia. Anónimo

  55. No me importaba valer más o menos que los demás hombres; me bastaba con ser diferente. I. U. Tarchetti

  56. No hay más realidad que la que llevamos dentro. Heinrich Heine

  57. Es verdad que la gente gana cuando se la conoce. Gana en misterio. Jean Paulhan

  58. Lo más sospechoso de las soluciones es que se las encuentra siempre que se quiere. Rafael Sánchez Ferlosio

  59. El problema de los norteamericanos es que quieren ser protagonistas de una tragedia con final feliz. Hal Hartley

  60. El agua habla sin cesar y nunca se repite. Octavio Paz

  61. Tal vez todo lo que llamamos espíritu sea el movimiento de la materia. Kazimir Malevich

  62. No he tenido nunca una pena que una hora de lectura no haya aliviado. Charles de Montesquieu

  63. El joven que no llora es un salvaje y el viejo que no quiere reír es un loco. George Santayana

  64. Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos, que son dos hormigueros solitarios. Miguel Hernández

  65. Si tengo el don de la profecía y comprendo todos los misterios, pero no tengo amor, no soy nada. San Pablo

  66. La imaginación consuela a los seres humanos de lo que no pueden ser. El amor los consuela de lo que son. W. Churchill

  67. En el mundo todas las cosas tienen su misterio, aunque en algunas cosas es más evidente que en otras. En el mar, el color amarillo, la mirada de los ancianos y la música. Jorge Luis Borges

  68. Ya que yo no puedo ser feliz, dedicaré mi vida a que los demás lo sean. Nicolás Gógol

  69. Da más fuerza sentirse amado que sentirse fuerte. Goethe

  70. La esperanza es un buen desayuno, pero una pésima cena. Francis Bacon

  71. Haríamos un buen negocio si compráramos a la gente por lo que vale y la vendiéramos por lo que cree valer. Jacinto Benavente

  72. Amor, amor, amor, ¿por qué me has dejado solo? James Joyce

  73. Quien tiene dos casas, pierde la razón; quien tiene dos amores, pierde su alma. Pascal

  74. Yo no busco, encuentro. Picasso

  75. Sólo del caos nacen las estrellas. F. Nietzsche

  76. Porque tu destino no será otra cosa que lo que tu imaginación no incluya, no tanto porque lo desdeñe ni porque lo olvide, sino porque su misión es justamente no tenerlo en cuenta hasta que te hayan convertido en otra persona sinsabores como éste. Cyril Tourneur

  77. Una fortuna me ha sido dada. Nadie me ha dicho qué hacer con ella. E. Evtuchenko.

  78. Está en el gran orden que haya un pequeño desorden. Leibniz

  79. La única fe que me queda es la fe en los diccionarios. Paul Leautaud

  80. Aquello para lo que encontramos palabras es aquello que ya no podemos guardar en nuestro corazón. Hay siempre una especie de desprecio en el acto de la palabra. F. Nietzsche

  81. No olvidaré las lilas y las rosas/ ni nuestros dos amores que se han desvanecido. Louis Aragon

  82. Por qué cantáis la rosa, oh poetas,/ hacedla florecer en el poema./ El poeta es un pequeño dios. Vicente Huidobro

  83. El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando piensa. Holderlin

  84. Mefisto: Amigo mío, toda teoría es gris, pero es verde y frondoso el árbol de la vida. Goethe

  85. En lo más violento de la tormenta está un pájaro; es el pájaro desconocido, que canta siempre antes de echarse a volar. René Char

  86. Las convicciones son enemigas de la verdad, peores que la propia mentira. Friedrich Nietzsche

  87. ¿Qué es un dios? Un dios es un estado anímico eterno. Ezra Pound

  88. La mejor parte de nuestra memoria radica fuera de nosotros, en una ráfaga de lluvia, en el olor propio de una habitación, en el aroma de una llamarada. Marcel Proust

  89. Hoy es siempre todavía. Antonio Machado

  90. Los hombres sufren por amor a las cosas de las que nadice puede en realidad ser su dueño. Baruch Spinoza

  91. Mi miedo a la ciencia y mi horror a la técnica acabarán conduciéndome finalmente a ese absurdo llamado Dios. Luis Buñuel

  92. La belleza es siempre una promesa de felicidad. Stendhal

  93. Que la vida se tome la pena de matarme ya que yo no me tomo la pena de vivir. Manuel Machado

  94. Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver...! Rubén Darío

  95. Es difícil de repente renunciar a un amor antiguo. Catulo

  96. Pero, si no soy nada, si no he de ser nada, ¿por qué estos sueños de gloria desde que empecé a pensar? Maria Bashkirtseff

  97. Vivir y dejar vivir son soluciones imaginarias. La verdadera vida está en otra parte. André Breton

  98. No hay mejor nave que un libro/ para viajar lejos./ Y siempre es la poesía/ un corcel ligero. Emily Dickinson

  99. Los malvados suponen que ya os hacen bien con no haceros nada malo. Esopo

  100. Los que sueñan de día tienen conciencia de muchas cosas escapan a los que sólo sueñan de noche. Edgar Allan Poe

  101. Todas las mujeres que tienen una belleza sorprendente sorprenden menos la segunda vez. Stendhal

  102. La inspiración es trabajo, trabajo y trabajo. Charles Baudelaire

  103. No guardo rencor a la primavera/ por haber vuelto./ No la culpo/ de cumplir con sus deberes/ año tras año. Wislawa Szymborska

  104. El conocimiento se puede comunicar; la sabiduría, no. Herman Hesse

  105. Dios me perdonará; es su oficio. Heinrich Heine

  106. Lo peor de los aforismos es que sus autores los escriben para otros pero no para sí mismos. Abel Dufresne.

  107. Al fin y al cabo, la única cosa que hizo fue reunir unas cuantas frases famosas que todo el mundo conocía. Henry Louis Mencken hablando de Shakespeare

  108. Allí donde se queman los libros; al final también se queman hombres. H. Heine

  109. Intenta mirar las cosas con los ojos de quien ya no las ve. Te causará dolor, pero ese dolor te las hará más sagradas y más bellas. Luigi Pirandello

  110. En una bandada de blancas palomas, un cuervo negro añade un aumento de belleza como no lo haría el candor de un cisne. Giovanni Boccaccio.

  111. Los tres mayores majaderos del mundo hemos sido Jesucristo, Don Quijote y yo. Simón Bolívar (poco antes de morir).

  112. Amo demasiadas cosas. Debería amar todavía más. Elías Canetti

  113. Hay otros mundos, pero están en éste. Paul Eluard

  114. La vida es lo que pasa contigo cuando estás ocupado haciendo otros planes. John Lennon

  115. El que no ama es desgraciado y desgraciado es el que ama. Pierre de Ronsard

  116. La falta más grave es no tener conciencia de ninguna falta. Albert Einstein

  117. Todos los seres humanos quieren que se les mime y se les compadezca. Federico Nietzsche

  118. El tiempo que perdiste por tu rosa es lo que hace que tu rosa sea importante para ti. A. Saint-Exupery

  119. Malgasté el tiempo; ahora el tiempo me malgasta a mí. W. Shakespeare

  120. No cambiar por temor a los demás es una de las formas más bajas de esclavitud. Pío Baroja

  121. El pasado es la única cosa muerta cuyo aroma es dulce. Edward Thomas

  122. Cuando la romántica delicadeza de una cabeza juvenil desaparece, a menudo da paso a opiniones más vulgares y peligrosas. Jane Austen

  123. Tenía razón Chesterton: cuando la gente deja de creer en Dios, no es que deje de creer en todo, sino que empieza a creer en todo. Los ateos son más supersticiosos que los creyentes. La New Age, una religión para no creyentes, tiene más dioses que cualquier religión revelada. Umberto Eco

  124. Nadie nunca ha escrito o pintado, esculpido, modelado, construido, inventado... sino para escapar del infierno. Antonin Artaud

  125. La filosofía nacional de EEUU es la de que podemos conseguir cualquier cosa si nos lo proponemos con la fuerza necesaria. Margaret Carlson

  126. No existe ningún genio que no tenga un punto de loco. Séneca

  127. Nada es tan malo que no pueda ser peor. Humphrey Bogart

  128. El setenta por ciento del éxito en la vida consiste en dejarse ver. Woody Allen

  129. Todo es mío y nada me pertenece,/ nada pertenece a la memoria,/ todo es mío mío mientras lo contemplo. Wislawa Szymsborka.

  130. En filosofía, hay que desconfiar tanto de lo que uno cree entender muy fácilmente como de las cosas que no se entienden. Voltaire.

  131. No hay que tocar a los ídolos: el dorado se nos queda entre las manos. Gustave Flaubert.

  132. Todas las cosas tienen su misterio y la poesía es el misterio de todas las cosas. Federico García Lorca

  133. La vida es una secuela del sueño que es la infancia. Henry Roth

  134. Nuestra vida no sólo nos pertenece a nosotros, sino a quien nos busca. Elie Wiesel

  135. El día en que pierda dentro de mí mi propia importancia, todo estará perdido. Clarice Lispector

  136. Triste vida la del perro. Le pasa igual que a mí: sólo vive porque ha nacido. Platónov

  137. Yo soy el amante de mí mismo; soy yo quien me ama y se odia. No me atrae ningún otro amor más que el mío por mí mismo. Robert Walser

  138. El amor hace pasar el tiempo y el tiempo hace pasar el amor. Anónimo italiano

  139. Y quien perdona el crimen se hace su cómplice. Voltaire.

  140. Todas las cartas de amor son ridículas. No serían cartas de amor si no fueran ridículas. Pero, al final, sólo las criaturas que nunca han escrito cartas de amor son las que son ridículas. Fernando Pessoa

  141. El amor es quien inspira las grandes empresas y quien estorba su cumplimiento. Alejandro Dumas

  142. Existe una forma de vergüenza, la más penosa que un ser humano pueda experimentar: la vergüenza de la víctima al tener que mirar a la cara a su asesino. Sándor Marái

  143. Sin ciencia, el amor es impotente; sin amor, la ciencia es destructiva. Bertrand Russell

  144. Mi juventud no fue más que una tenebrosa tormenta. Charles Baudelaire

  145. La vida está llena de una infinidad de absurdos que ni siquiera necesitan parecer verosímiles porque son verdaderos. Luigi Pirandello

  146. No pudiendo suprimir el amor, la Iglesia ha querido, por lo menos, desinfectarlo, y ha creado el matrimonio. Charles Baudelaire

  147. Que hablen mal de ti es malo, pero que no hablen es peor. Oscar Wilde

  148. La gente con talento lo sabe todo sin necesidad de haber aprendido nada. Molière

  149. Mucho debo a quienes no amo. Wislawa Szymborska

  150. Ser simplemente el que soy es lo que me hace vivir. W. Shakespeare

  151. Johnny.- Dime una mentira. Dime que me has esperado todos estos años./ Vienna.- Te he esperado todos estos años./ Johnny.- Dime que habrías muerto si yo no hubiese vuelto./ Vienna.- Habría muerto si tú no hubieses vuelto./ Johnny.- Dime que me quieres todavía como yo te quiero./ Vienna.- Te quiero todavía como tú me quieres.- Johnny.- Gracias. Muchas gracias. Nicholas Ray (Johnny Guitar)

  152. Lo que se escribe sin esfuerzo suele leerse sin placer. Samuel Johnson

  153. La educación es lo que sobrevive cuando se olvida lo que se había aprendido. B. F. Skinner

  154. Descubrir consiste en ver lo que todo el mundo ha visto y en pensar lo que nadie ha pensado. S. Gyorgi

  155. Dios existe, pero no es Dios. Fernando Pessoa

  156. He visto que cuando las cosas buscan su curso encuentran su vacío. Federico García Lorca

  157. Ama la verdad, pero perdona el error. Voltaire

  158. Los bosques serían demasiado silenciosos si cantaran sólo los pájaros que mejor lo hacen. Henry van Dike

  159. El patriotismo es el último refugio de los canallas. Samuel Johnson

  160. Esta tarde llueve, como nunca; y no tengo ganas de vivir, corazón. César Vallejo

  161. No tengas miedo, no te sientas solo. Aquello que guía a las estrellas, te guía a ti también. Anónimo

  162. El amor y la muda sencillez se entienden mejor cuando menos hablan. Shakespeare

  163. Heredamos la esperanza,/ regalo del olvido./ Verás cómo entre ruinas,/ parimos niños. Wislawa Szymborska

  164. El final de la unión con Dios y con el cosmos consiste en ver a Dios en todas las cosas y a todas las cosas en Dios. San Ignacio de Loyola

  165. Todos nosotros somos únicamente Él. No es que cada uno sea Dios, sino que Dios es el fruto del conjunto. Swinburne

  166. El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece. Jacinto Benavente

  167. Toda persona sana puede prescindir de la comida durante dos días; de poesía, jamás. Charles Baudelaire

  168. Todos vivimos con la ilusión de que los demás, desde fuera, nos vean como nosotros imaginamos ser, desde dentro. Y no es así. Luigi Pirandello

  169. No veo rastro de sistema alguno por ningún sitio. Samuel Beckett

  170. Jamás se vengaba de las injusticias padecidas, y tal vez así se vengaba suficientemente. Robert Walser

  171. Los sueños, como los olores, rehúsan entregar a la palabra su más íntimo ser. Isak Dinesen

  172. Una segunda oportunidad: ahí radica el engaño. Nunca habría más que una. Trabajamos en la oscuridad; hacemos lo que podemos; damos lo que tenemos. Nuestra duda es nuestra pasión y nuestra pasión es nuestra tarea. Lo demás es la locura del arte. Henry James

173. Comprendió que no tenía nada que hacer, que era como una ley: la vida de aquellos que consideran su propia vida como un naufragio sale a la caza de culpables. Milan Kundera

174. Ni siquiera nuestras virtudes son cosa libre y flotante, cuya permanente disponibilidad conservamos siempre. Marcel Proust

175. Empieza el amor, y querría uno seguir siendo para la amada ese ser desconocido del que ella se puede enamorar. Marcel Proust

176. Filosofar no debería ser salir de dudas, sino entrar en ellas. Fernando Savater

177. Conoció una nueva sensación: la sensación del peligro; y un nuevo remedio surgió para hacerle frente, la idea de una vida interior, o sea, dicho en otras palabras: la posibilidad de esconderse. Henry James

178. El ser humano viene del polvo y vuelve a él, pero en medio puede beber un vaso de vino. Proverbio hasídico.

179. No luchar por la justicia es traicionar tu deber y tu honor; es despreciar la virtud. Baghavad Gita

180. Concentra tu mente en tu trabajo, pero nunca permitas que tu corazón se apegue a los resultados. Nunca trabajes por amor a la recompensa, y realiza tu trabajo con constancia y regularidad. Baghavad Gita

181. En el caso de que haya dioses, no se ocupan para nada de los seres humanos. Lucrecio

182. No nos conocemos a nosotros mismos porque no poseemos una identidad única y estable. El hombre es un desconocido para sí mismo porque encierra personalidades que desconoce. Octavio Paz

183. El hábito forma el estilo del escritor, como forma el carácter de las personas. Marcel Proust

184. No hay mejor mandera de tomar conciencia de lo que uno siente que procurar recrear en uno mismo lo que ha sentido un maestro, Gracias a ese profundo esfuerzo es nuestro pensamiento el que sale a la luz junto con el suyo. Marcel Proust

185. El corazón es una casa con dos alcobas. En una reside la pena y en la otra la alegría. Nunca se debe reír demasiado, ya que de lo contrario se puede despertar a la pena que vive en el cuarto de al lado. Franz Kafka

186. Se dice que hay varias maneras de mentir; pero la más repugnante de todas es decir la verdad, toda la verdad, ocultando el alma de los hechos. Porque los hechos son siempre vacíos, son recipientes que tomarán la forma del sentimiento que los llene. Juan Carlos Onetti (El pozo)

187. Solamente lo fugitivo permanece y dura. Francisco de Quevedo

188. No busques encontrar un hogar en el ancho mundo; llama tu casa al lugar donde tienes la suerte de reposar. Murasaki Shikibu

189. Estoy segura de que mi amor es más rico que mi lengua. W. Shakespeare (Cordelia: El rey Lear)

190. Aun bajo sus peores condiciones, la tierra es un buen lugar para vivir. Bowers, compañero de Scott en la expedición al Polo Sur.

191. Montesquieu tenía razón cuando decía que una hora de estudio disipa cualquier pena. Benjamin Constant

192. El mundo exterior existe como un actor en un escenario: está ahí, pero es otra cosa. Fernando Pessoa

193. Flaubert por lo menos no tiene nada de vulgar, porque entendió que el propósito de la vida de un escritor está en su obra, y que el resto no existe sino como una ilusión que se ha de describir. Marcel Proust

194. No me suicidé porque deseaba aprender más matemáticas. Bertrand Russell

195. Edwards: Vamos, ¿no le gusta a usted tener la esperanza realizada? Yo veo crecer mi hierba, mi trigo y mis árboles. Ahora, por ejemplo, tengo curiosidad por ver si la escarcha ha helado mis árboles frutales. Johnson: Verás que tienes tantos temores como esperanzas. Así veía él perfectamente el conjunto cuando otro no veía más que la mitad de una cuestión. La vida del Dr. Johnson

196. A veces tienen que transcurrir muchos años para que el oído esté preparado para recibir una determinada historia. Las personas, por su parte, como nuestros padres y tdos aquellos a quienes queremos y respetamos, tienen que morir para que aprendamos a comprenderlos bien. Franz Kafka

197. La riqueza significa una dependencia de las cosas que se poseen, a las que hay que proteger de la desaparición mediante nuevas posesiones y nuevas dependencias. No es más que una inseguridad materializada. Franz Kafka

198. No sabe usted cuánta fuerza oculta hay en el silencio. La agresión sólo es un artificio, una maniobra con la que normalmente no queremos más que disimular nuestra debilidad ante nosotros mismos y ante el mundo. La fuerza duradera de verdad sólo está en quien resiste. Sólo el débil se vuelve intransigente y grosero, y normalmente expulsa con su actitud toda su dignidad humana. Fran Kafka

199. La salud no es una posesión personal de la que uno pueda disponer arbitrariamente. Sólo es un bien prestado, una gracia. La mayoría de las personas no lo saben. Por eso no economizan su salud. Franz Kafka

200. La alegría es un alimento del alma. Sin ella la vida entera no es más que un morir. Franz Kafka

201. Conceder más valor al esfuerzo que a la recompensa: a eso se llama amor. Confucio

202. Lo que sé de la ciencia de Dios y de las Escrituras lo he aprendido en los bosques y en los campos. No tengo otros maestros que las hayas y los robles. San Bernardo

203. El beneficio de cada acto debería ser éste: que hacerlo era lo correcto. Robert Louis Stevenson

204. La marca de una buena acción es que retrospectivamente parece inevitable. Robert Louis Stevenson

205. Cada noche, cuando me duermo, me muero. Y a la mañana siguiente, cuando me despierto, renazco. Mahatma Gandhi

206. El arte empieza en aquel punto en que vivir no basta para vivir la vida. Graffitit callejero

207. Yo nada más soy yo cuando estoy solo. Miguel Hernández

208. El alma del hombre necesita un poco de consuelo todos los días, si quiere vivir, pero él no podìa encontrar consuelo en ninguna parte. Halldor Laxness

209. Sólo hay una cosa que no puedo soportar, y es mi conciencia. Robert Louis Stevenson

210. Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite. Robert Louis Stevenson

211. Para castigar mi desprecio por la autoridad, el destino me hizo una autoridad. Albert Einstein

212. Cada frase que pronuncio no debe considerarse una afirmación, sino una pregunta. David Niels Bohr

213. La naturaleza compone algunos de sus más bellos poemas para el microscopio y el telescopio. Theodore Roszak

214. El género humano es una enzima que cataliza la transición desde una inteligencia asentada en el carbono a otra basada en el silicio. Gérard Bricogne

215. No existe el destino, es el carácter quien decide. Juan Benet

216. Da más fuerza saberse amado que saberse fuerte. Goethe

217. Se diría que toda virtud en un aspecto se paga con un defecto en el otro. Murasaki Shikibu

218. No soy un hijo de mi tiempo, es verdad, incluso diría que me resulta difícil no erigirme en su enemigo. Joseph Roth

219. Mi soledad empieza a dos pasos de ti. Jean Giradoux

220. A veces, un solo recuerdo de juventud basta para evitar que un hombre se suicide. Nina Berberova

221. Igual que le ocurre a mucha gente, el cuerpo de Giovanna no estaba a tono con su alma: hubiera sido preciso que uno u otra cambiara para que ella dejara de sufrir. Marguerite Yourcenar

222. Con suma frecuencia la propia vida real es la vida que no se hace. Oscar Wilde

223. ¡Ah, qué estupendo es tomar una decisión y, lleno de confianza, salir al encuentro de lo desconocido! Robert Walser

224. Los personajes de Robert Walser son figuras que han dejado atrás la locura. Si queremos definir con una palabra el aura de felicidad y misterio que los rodea, diremos: "están curados". Walter Benjamin

225. Ella amaba... Estaba amando, previamente, al hombre que un día iba a amar. Clarice Lispector

226. Tenía lo que se denomina vida interior y no sabía que la tenía. Clarice Lispector

227. Aquí yace media España/ murió de la otra media. Mariano José de Larra

228. Se ha dicho que soy un cosmopolita. Soy desgraciado en cualquier parte. Stephen Vizinczey

229. Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien/ cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío. Luis Cernuda

230. La memoria del agravio dura más que la de las mercedes. Juan de Mariana

231. Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo. Ludwig Wittgenstein

232. Adiós a todos los que me han rodeado, que he amado, que he conocido; séanme arrebatados, quede yo desnudo, vuelva a caer en la soledad; haya a mi alrededor esa privación de amor que es la ocasión del deseo. Charles Ferdinand Ramuz

233. No hay que querer estar por encima de las cosas, hay que estar dentro. No hay que querer saber por qué se vive. Sólo hay que querer vivir. Vive cuanto puedas y todo estará bien. Charles Ferdinand Ramuz

234. La vida es sólo una sombra caminante, un mal actor que, durante un tiempo, se agita y se pavonea en la escena, y luego no se le oye más. Es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, y que no significa nada. William Shakespeare (Macbeth)

235. Mientras más edad tenemos, más deseamos; en la infancia, solamente azúcar; en la juventud, solamente amor; en la vejez, solamente esencia tuya fuera de mí. Marina Tsvietáieva (El poeta y su tiempo)

236. Nadie ama a los infelices, ni siquiera sus compañeros más próximos, los desdichados; sólo son amados por los piadosos y los santos. Joseph Roth (Judíos errantes)

237. La vida es una estación, pronto partiré: adónde, no pienso decirlo. Marina Tsvietáieva (El poeta y su tiempo)

238. Es curioso cuando te sientes como si no desearas en la vida más que dormir, o yacer inmóvil. Entonces es cuando oyes pasar el tiempo deslizándose por tu lado, como agua corriente. Jean Rhys (Viaje a la oscuridad)

239. Para el escritor, toda palabra escrita esconde otra palabra, no enteramente inapropiable, pero sin cesar diferida e infinitamente más esencial. Ésa es la palabra a la que se tiende. Edmundo Jabès

240. El ser humano nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni de enmendarla en sus vidas futuras. Milan Kundera (La insoportable levedad del ser)

241. La juventud es inimitable, y sólo en ella se posee la tenacidad necesaria para llevar felizmente a término cierto tipo de locuras. Nuestras maliciosas travesuras juveniles no son sin duda lo mejor, pero tampoco lo peor de nuestra vida. Robert Walser (Vida de poeta)

242. Toda vida es al menos dos vidas: una, la real e inapelable, otra la que pudo ser y sigue viviendo en nosotros en calidad de ánima en pena, vagando por la memoria y creciendo en ella hasta adquirir indicios de independencia y realidad, disputando a la otra, a la primogénita, despojos del pasado, reemplazándola a veces en la posesión de ese vasto territorio que es el olvido e instalándose en él como señor feudal: desolado, feroz, bufo y levantisco. Luis Landero (Juegos de la edad tardía)

243. El hombre llamado normal es incapaz de hacer un acto sin conocer de antemano el porqué de todo. Es bajamente interesado, es incapaz de ponerse en movimiento si no percibe con claridad el resultado inmediato lucrativo de su acción, con arreglo a un sistema materialista cerrado. La imaginación, los dones del espíritu, la acción desinteresada, no le apetecen. No percibe que esa acción desinteresada puede redundar en un estado interior más sano y perfecto y que la vida le devolverá por otro camino el beneficio de la acción. Juan Larrea (Orbe)

244. El estúpido ni perdona ni olvida, el ingenuo perdona y olvida; y el inteligente perdona pero no olvida. Thomas Szasz

245. Si se pudiera romper y tirar el pasado como el borrador de una carta o de un libro... Pero ahí queda siempre, manchando la copia en limpio, y yo creo que eso es el verdadero futuro. Julio Cortázar

246. No creer en los grandes acontecimientos ruidosos sino en la pluralidad silenciosa de los sentidos de cada acontecimiento. Friedrich Nietzsche

...Y el último: Recordó entonces que la mayoría de los seres humanos, o sea, para decirlo de una vez, las personas adocenadas cuyo espíritu está excitado, pero que son incapaces de crear, tienen el deseo de exponerse a la contemplación de los demás. Robert Musil

[Volver a la página principal de este usuario.]

[Volver a la página principal de este usuario.]