Sou a: Inici / Usuaris / Salvador López Arnal / textos / 2013 / Desastres sobre desastres tras la hecatombe atómica de Fukushima

Desastres sobre desastres tras la hecatombe atómica de Fukushima

 

 

Salvador López Arnal

La urgencia y el helado cálculo mercantil de nuevo en el puesto de
mando de las operaciones de control y desmantelamiento de uno de los
mayores desastres industriales de la historia de la Humanidad. Hablo
de Fukushima por supuesto.


¿Cómo y por qué uno de los depósitos de agua radiactiva de la central
de Fukushima tuvo una pérdida de 300 toneladas de agua, de 300 mil
litros? “Nadie lo sabe, ni siquiera la compañía administradora” [1].
¿Qué multinacional implicada prefiere no hablar del millar de
depósitos del complejo? TEPCO. ¿Qué corporación informó, finalmente,
el lunes 19 de agosto haber descubierto "charcos de agua radiactiva
cerca de depósitos"? Ibidem. ¿Quién precisó pocos días después que la
cantidad fugada era de 300 toneladas de agua radiactiva? Ibidem.
¿Fue localizado el depósito defectuoso? Sí. ¿Fue localizado el punto
preciso dónde se produjo la fuga, una fuga “que seguramente duraba
desde hace varias semanas y no había sido detectada”? No.


¿Cuántos depósitos de varias clases, que proceden de diversos
fabricantes, “están ensamblados en zonas despejadas alrededor de la
central”? Más de un millar. ¿Cuántos hay del mismo modelo que el del
depósito de la fuga? Unos 350 ¿Qué empresa proporciona estos
depósitos? Tokyo Kizai Kogyo, una empresa media japonesa.


¿Ha respondido Tokyo Kizai Kogyo a las preguntas que sobre lo sucedido
se le han formulado por diversos medios y periodistas? No. ¿Qué ha
invocado? Las "cláusulas de confidencialidad con Tepco". ¿Quién hizo
la petición de los depósitos? Una empresa conjunta “creada por Tepco y
la sociedad de obras públicas Taisei Construction" (información
facilitada por el vicepresidente de Tepco, Zengo Aizawa). ¿Cuál es el
coste de cada depósito? Varias “decenas de millones de yenes", entre
100 mil y varios centenares de miles de euros.


        Vale la pena insistir: ¿cómo y por qué en uno de los depósitos de
agua muy radiactiva de la central de Fukushima hubo una pérdida de 300
toneladas de agua? Nadie lo sabe o nadie dice saberlo. ¿Ni la compañía
administradora? Ni la compañía administradora.


        ¿Cómo son los depósitos? Son piezas de una altura de 11 metros y un ancho de 12. ¿Cuánta agua pueden almacenar? Unas 1.000 toneladas (la tercera parte de una piscina olímpica). ¿Cómo están construidos? Con placas de acero “y son ensamblados y sellados en el mismo lugar, con juntas de caucho expandido”. ¿Con qué criterio fueron elegidos? Según Tepco, porque “podían ser entregados y montados rápidamente". ¿La causa de la fuga puede darse en otros depósitos? Probablemente, ha admitido Aizawa. ¿Más informaciones relevantes? El depósito donde se produjo la fuga “fue instalado inicialmente en otro lugar" y fue desplazado debido a un hundimiento de la losa de cemento (al igual que otros dos depósitos, que tuvieron que ser vaciados como medida de precaución). No se ha establecido una relación causal entre estas operaciones y la fuga de agua radiactiva pero…. ¿Ha ocurrido algo
similar en el pasado? Otras cuatro fugas de menor magnitud; posiblemente debido a problemas en las juntas.


¿Y la resistencia de los materiales utilizados en los depósitos a los
elementos radiactivos contenidos en el agua? Un portavoz de la
corporación declaró: "estos depósitos no solamente estaban preparados
para almacenar agua limpia sino también agua contaminada”. ¿De dónde
procede el agua contaminada? En parte procede de agua de mar (contiene sal por tanto). ¿Qué ha asegurado Akio Hata, un profesor especialista de asuntos de contaminación? Que el acero utilizado se oxida fácilmente: existen riesgos de perforaciones provocadas por la
corrosión.


¿Qué decidió la autoridad de regulación nuclear nipona? Calificar de
“grave” el incidente (lo ubicó finalmente en el "nivel 3", antes en el
1, de la escala internacional de accidentes nucleares que cuenta con
siete niveles). ¿La decisión fue tomada antes o después de que Tepco
anunciara que el agua fugada había probablemente llegado hasta el
vecino Pacífico, “ya contaminado por enormes cantidades de agua
radiactiva procedente del subsuelo de la central y la caída de agua de
lluvia contaminada, días después del accidente nuclear de marzo de
2011”? Antes. ¿Qué advertencia ha hecho reiteradas veces Hiroshi
Miyano, un profesor experto en el diseño de centrales nucleares? Si se
produjera otro maremoto o terremoto, habría fugas masivas en estos
depósitos.


¿Cuánto se ha disparado la radiación cerca de un tanque que contiene
agua altamente radiactiva en la arruinada planta nuclear? 18 veces: la
radiación de 1.800 milisieverts por hora “suficiente para matar a una
persona expuesta en cuatro horas” (fue detectada cerca del fondo de
uno de los tanques de almacenamiento a mediados de agosto; lecturas
del 22 de ese mismo mes midieron una radiación de 100 milisieverts por
hora en el mismo tanque). ¿Qué valor ha establecido la ley japonesa?
Un umbral de seguridad anual a la exposición a la radiación de 50
milisieverts para trabajadores de plantas nucleares durante horas
normales. ¿50 milisieverts anuales? Cincuenta, sin error por mi parte.


¿Se necesita ayuda extranjera para ayudar a los expertos y corporaciones de la tercera economía del mundo? Tepco invitará a expertos extranjeros en desmantelamiento “para aconsejar sobre cómo lidiar con el agua altamente radiactiva que se está filtrando desde el sitio”. De hecho, no controlan la situación.


¿Ha señalado el gobierno que podría recurrir a un fondo de emergencias
–de 3.600 millones de dólares- “para ayudar a pagar por la limpieza de
una situación que el principal secretario del gabinete ha descrito
como deplorable"? Así lo ha hecho. El Gobierno presentó un plan de
47.000 millones de yenes (360 millones de euros o 475 millones de
dólares) para resolver el problema del agua radiactiva.


El regulador nuclear de Japón, ¿ha incidido en la misma idea? ¿Algunos
aspectos del desastre van más allá de la capacidad de Tepco para
abordarlos? Sí. De hecho, la Autoridad Reguladora de la Energía
nuclear (NRA, la nipona por supuesto) no es un regulador sumiso. Ha
sustituido a la NISA, que dependía del Ministerio de Industria,
Transporte y Energía (un ministerio encargado de promover el uso de la
energía nuclear) y ahora depende del Ministerio del Medio Ambiente
(que no tiene entre sus sometidos promover el uso de esa energía
fáustica). Presionada, muy presionada, por el gobierno japonés de
Shinzo Abe, no se ha postrado sumida a sus pies y ha endurecido las
condiciones de seguridad sísmica.


¿Japón estudia finalmente verter al mar, al Pacífico, sin más, agua
radiactiva de Fukushima más de la que ya ha llegado? La Autoridad de
Regulación Nuclear [NRA] baraja esta posibilidad “para solventar el
problema de las fugas contaminantes” [3]. Lo ha apuntado su
presidente, Shunichi Tanaka: arrojar agua de la central con bajos
índices radiactivos al mar es una posibilidad que se baraja para
solventar el problema de las fugas. En una rueda de prensa celebrada
en el Club de Corresponsales Extranjeros de Tokio añadió. "Sin
embargo, quiero dejar claro que no toleraré que se vierta agua al
Pacífico con niveles por encima de lo que marca la ley".¡Vale, de
acuerdo, que sea así! (la ley nipona establece que para que una
instalación nuclear pueda desechar un líquido radiactivo al mar éste
debe contener menos de 90 becquereles de material contaminante por
litro).


¿Cuáles son las principales prioridades actuales para contener las
fugas de agua radiactiva en la planta? Que el “operador” traslade el
agua contaminada almacenada a "tanques más seguros, que se instale
"cuánto antes" el Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos
diseñado por otra “gran” corporación japonesa: Toshiba.


¿Más ideas geniales? Como se pretende limitar la cantidad de líquido
empleado para refrigerar los reactores para así disminuir el volumen
de fugas, la idea de TEPCO y las autoridades “es evaporar o arrojar al
mar este agua, en vez de reciclarla y volver a inyectarla en las
unidades como antes”. El presidente de la NRA también añadió que lo
ideal sería implementar otro sistema adicional para reducir el nivel
de tritio.


¿Cuál es entonces, en estos momentos, el principal problema en la
central? La acumulación de agua contaminada en los sótanos de los
edificios de los reactores (que se cree causa vertidos de unas 300
toneladas diarias al Pacífico) más la fuga de agua altamente
contaminada localizada en uno de los depósitos de almacenamiento.
¿Cuántos reactores pretende activar el gobierno japonés a pesar de lo
que está sucediendo? Dos (las nuevas exigencias de la NRA -¡excelente
noticia!- imposibilitan que varias plantas sean reactivadas).


¿Cuál es la reacción de la sociedad japonesa? Mantiene una fuerte
oposición: la ciudadanía se sigue concentrando todos los viernes ante
la residencia del primer ministro nipón. De hecho, esos dos reactores
deberán (deberían mejor) detenerse en septiembre para los controles
habituales de seguridad. Japón volverá a ser entonces un país sin
energía nuclear.


        ¿Alguien ha dicho alguna vez que la energía atómica, que la industria atómica en su conjunto, es segura, barata, eficaz, sin apenas
contaminación, sin problemas de almacenamiento de residuos que no sean resolubles, que es incluso, se ha llegado a decir, una energía
alternativa? Sí, se ha dicho en numerosas ocasiones. Algunos, de
hecho, lo siguen sosteniendo. ¿Después de Fukushima? Después de
Fukushima.

Notas:
[1]
http://www.afp.com/es/noticias/topstories/el-gran-misterio-de-las-fugas-de-agua-radiactiva-en-depositos-de-fukushima
[2] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=173254
[3] http://lta.reuters.com/article/idLTASIE98000M20130901
http://www.publico.es/465806/japon-estudia-verter-al-mar-agua-radiactiva-de-fukushima

Salvador López Arnal es miembro del Front Cívic Somos Mayoría y del
CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat
Pompeu Fabra, director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores
mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para
publicarlo en otras fuentes