Sou a: Inici / Usuaris / Salvador López Arnal / textos / 2013 / Una calle “zona azul” dedicada al franquista Joan Antoni Samaranch en la millor botiga del món

Una calle “zona azul” dedicada al franquista Joan Antoni Samaranch en la millor botiga del món

 

Salvador López Arnal

        Fue consistente hasta el final. No renunció nunca a su pasado
(siempre presente en él) franquista. El general criminal golpista
había hecho mucho por España, declaró a los 87 años. Sin cambios en su horizonte político. Defendió el fascismo español (el catalán incluido,
él mismo era un representante destacado) hasta el final de sus días.


        Pues bien, Xavier Trias, el alcalde de Barcelona, pretendió el pasado lunes zanjar la polémica sobre la inclusión de Joan Antoni (ex Juan Antonio) Samaranch [JAS], el ex presidente del Comité Olímpico
Internacional, en el nomenclátor de la ciudad. Trias cree que la
decisión “tiene una gran lógica”. ¿Qué lógica? La siguiente: don JAS
es probablemente, según el alcalde convergente, “la persona más
importante en estos últimos 50 años que ha tenido esta ciudad”. Se
merece, por ello, una calle. ¡La persona más importante de la ciudad
en estos últimos 50 años! ¿De verdad? ¡Cómo han leído!


        No sólo eso: don Trías aseguró que el pasado del ex militante de la
Falange es “tan discutible como se quiera”. Pero a otra cosa mariposa.
¿Tan discutible como se quiera? ¿Y eso qué querrá decir? ¿Dónde se
ubica la discusión?


La vía elegida sería el paseo Olímpico, en Montjuïc. ¿Por qué? Porque
“es fácil y no afecta al vecindario”. ¿No afecta  a los ciudadanos?
¿Les dará un poco de vergüenza? Pasará a llamarse paseo Olímpic Joan
Antoni Samaranch [2]. Tot en català, molt català.


Fue el Partido Popular quien solicitó que una calle de la ciudad de
Federica Montseny y Salvador Puig Antich llevase el nombre del amigo
del general golpista. El quinto teniente de alcalde, don Jaume
Ciurana, de CiU por supuesto, aceptó la solicitud. Se enmarcaba dentro
de la conmemoración de los 20 años de los Juegos Olímpicos de 1992.
Samarnach jugó su papel e influencia en la designación.


El alcalde ha criticado al PSC, a UpB y a ICV-EUiA por rechazar la
decisión. Su crítica: “Me sorprende que gente que le ha dado la
medalla de oro [en 1987] y le ha hecho 50.000 honores, hoy en día lo
critiquen”. ¿Se pasa dos pueblos el señor Alcalde? Pues no, ni un
pelo. Fu el ex alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, del PSC, quien
propuso en 2010 llamar Joan Antoni Samaranch el Museo Olímpico (así se sigue llamando). No sólo eso: cuando falleció, a los 89 años, el
franquista JAS (“fascista corrupto” en la prensa internacional) fue
despedido con honores de “hombre de Estado” (capilla ardiente en la
Generalitat, y funeral en la Catedral de Barcelona). Entonces, el
gobierno era tripartito y José Montilla lo presidía.


        Me olvidaba: don Xavier Trias participará en la cadena
“independentista” del próximo 11 de septiembre.

PS: El profesor José Luis Martín Ramos de la UA de Barcelona,, un gran
historiador catalán (que, desde luego, no participará en el “congreso
científico” sobre la explotación de “Catalunya por España” del próximo
mes de diciembre) me ha hecho llegar la siguiente nota:


“Uno de los suyos. Las alabanzas vienen de lejos; de la época en que
Serra y Maragall lo eran todo en el Ayuntamiento. Te añado un detalle:
el encumbramiento público, promovido por Maragall, llegó hasta el
extremo de censurar un texto crítico de Huertas Clavería sobre el
fulano, en el volumen tercero de la Historia de la Diputación de
Barcelona; Huertas fue eliminado de esa historia y él, de manera muy
coherente, se eliminó a sí mismo del PSC”.


Si no recuerdo mal, y a riesgo de equivocación propia, en esos años a
los que JLMR hace referencia, uno de los factotums socialistas en
Barcelona (acaso el gran factotum) era don Ferran Mascarell, ex
Bandera Roja, el actual conseller de Cultura del gobierno Mas, el
gobierno pro-independentista de los mejores privatizadores. Eso sí:
tendencia “socialdemócrata” del ejecutivo.

Notas:
[1] http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/09/03/catalunya/1378191005_965807.html
[2] La decisión está en manos de la ponencia del nomenclátor, la que
decide el nombre de las calles. En la lista de personajes pendientes
de asignación está Juan Pablo II. ¡Nunca se sabe lo que es peor!

Salvador López Arnal es miembro del Front Cívic Somos Mayoría y del
CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat
Pompeu Fabra, director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores
mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para
publicarlo en otras fuentes