Sou a: Inici / Usuaris / Salvador López Arnal / textos / 2013 / La posición del Procés Constituent sobre la “vía catalana por la independencia”

La posición del Procés Constituent sobre la “vía catalana por la independencia”

 

Salvador López Arnal

Esther Vivas [EV] ha defendido en un artículo reciente publicado en
Público.es –“¿Por qué el 11 de septiembre rodearemos La Caixa?” [1]-
posiciones y observaciones de indudable interés para cualquier
ciudadano/a de izquierdas. Estas por ejemplo:
“Lo primero es la independencia, después ya veremos; con ésta se
acabará el paro, la pobreza, el hambre”. Como si la independencia
fuese un maná divino, apunta críticamente EV, es un argumento
(¿argumento?) falaz. Que se lo pregunten, prosigue la activista del
Procés Constituent, a Grecia, Portugal, Irlanda, Chipre o al propio
Estado español (¿al Estado español? ¿Por qué no entonces al Estado
griego o al portugués?). Ser independientes, señala justamente EV,
“implica sacarnos de encima, también, las garras de la Troika. La
Europa del poder financiero no da libertad a los pueblos”. No hay
independencia verdadera (es decir, no hay propiamente independencia
para decirlo más llanamente) “bajo el yugo de la deuda, el chantaje de
la prima de riesgo y de los ‘mercados”.


Otros afirman, prosigue EV, que “Madrid nos roba”, y que si decimos
“Adiós a España” el problema estará resuelto. Nada más lejos de la
realidad, señala. “Lo cierto es que tenemos los ladrones en casa y se
llaman Millet, Montull, Fainé, Crespo, Pujol, Brufau… y tantos otros”.
Adónde vamos con un país en manos de las 400 familias de siempre, se
pregunta EV recordando la más que informada cuantificación de don
Félix Millet, el señor de Barcelona que se pasea tranquilamente, y con
orgullo de clase intacto, por las calles de los barrios altos de la
millor botiga del món. Avanzar hacia la independencia, en opinión de
EV, “implica preguntarse: independencia para qué y para quiénes”.


        Por lo anteriores motivos y mucho más, señala la activista
incansable, el 11 de septiembre son muchos los ciudadanos y ciudadanas
que van a rodear La Caixa, Caixabank, la principal entidad financiera
de Cataluña y una de las mayores del país de países (“Caja de Burgos”,
eso sí, en Burgos). “Lo hacemos, también, porque los bancos son los
máximos responsables de la crisis... Entidades financieras que para
salvarse ellas, nos han hundido, a la mayoría, en la más absoluta
miseria”. Por si hubiera alguna duda de su posición, EV sostiene, más
que razonablemente, que nunca “seremos libres, ni independientes, si
estamos sometidos a sus políticas”.


Asimismo, prosigue, “es vox populi que La Caixa no quiere la consulta”
sobre las relaciones entre Cataluña y España. La “paz social”, afirma
EV, es el máximo garante de los beneficios de Caixabank y “el Estado
español (¿el estado español, estrictamente hablando?) su mayor fuente
de negocio”. El Sr. Fainé y sus colegas no han dicho nada públicamente
contra del proceso soberanista, “no fuese que se iniciara una campaña
ciudadana en su contra”, pero, tampoco, según EV, “se han posicionado
a favor”. Que nadie crea, sostiene, “que La Caixa va encabezar el
camino hacia la independencia” [¿quién lo cree en estos momento… o
incluso en anteriores momentos?]. Si puede, señala, lo boicoteará.
“Sus lealtades se han demostrado con la familia real, al frente del
Reino de España, garantizando un retiro dorado a la Infanta Cristina
en Suiza, como responsable del Área Internacional de la Fundación La
Caixa, y aumentándole el sueldo a 320.000 euros anuales…”. Advierte,
eso sí, EV que en caso de “apoyar dicho proceso” si no le quedara otro
remedio, ya se encargarán “de amarrarlo [de intentar amarrarlo más
precisamente] según sus intereses, contrarios a los de la mayoría.”
Qué país tendremos, prosigue por la misma senda EV, “si al frente se
encuentra un banco que desahucia a familias y nos estafa mediante las
preferentes?” Tú eres la estrella, nos dicen. “¿Si tanto nos quieren
porqué nos roba, a los catalanes [y a otras ciudadanos y ciudadanas],
anualmente millones de euros mediante las autopistas de pago?”. Así,
pues, en opinión de la activista del PC, “qué poca independencia
tendremos, en manos de ladrones”. Por eso, concluye, en la díada de
este 11 de septiembre, en el marco de una movilización que ella ya
llama “histórica”, serán muchas las personas que rodearán La Caixa (su
sede central en Diagonal, creo entender).


        Algunas de las consideraciones anteriores (no digo todas ni en todos sus campases y formulaciones) son fácilmente compartibles por la gran mayoría de la ciudadanía de izquierdas. Pero hay más cosas en el
escrito de EV.


El 11 de septiembre, señala, “se espera una gran movilización social
en Catalunya a favor de la independencia”. La ANC cuenta “con más de
300 mil personas apuntadas a La Via Catalana per la Independencia”,
que tiene por objetivo, comenta, “junto con la demanda de
independencia, presionar a las fuerzas políticas para que la consulta
del 2014 sea una realidad y se establezca, de una vez por todas, su
fecha de celebración”. La formulación no es exacta. La presidente de
la ANC, Carme Forcadell, ha dicho por activa y por pasiva, y en
numerosas declaraciones (¡no se corta ni un pelo estos días!), que el
acto del 11 de septiembre es un acto independentista y la denominación
elegida, inspirada en lo ocurrido en los países bálticos hace más de
dos décadas, habla de vía catalana a favor de la independencia, no a
favor del ejercicio del derecho de autodeterminación que, lógicamente,
permite otras opciones.


En el marco de esta iniciativa, señala igualmente EV, “el Procés
Constituent, impulsado por Teresa Forcades y Arcadi Oliveres, ha
convocado a rodear La Caixa, la máxima expresión del capital
financiero catalán”. Se trata, estas son sus palabras, “de una acción
que se suma a La Via Catalana, con sus propias especificidades,
señalando que derechos sociales y nacionales son indisociables.”
Remarco: se suma la acción anti-Caixa a la convocatoria de la ANC, por
supuesto con especificidades propias.


Consiguientemente, si no razono desastrosamente, se está abonando -
con indudables finalidades de izquierda transformadora, no están
puestas en cuestión- una vía independentista, una apuesta por la
independencia de Cataluña (es decir, de ruptura y separación con el
resto de Sefarad) que no pone énfasis alguno, a día de hoy, en el
ejercicio democrático, informado, no sectario, fraternal y veraz del
derecho de autodeterminación de todos los pueblos de España, tesis
central de la izquierda comunista durante décadas y décadas, aquello
que las fuerzas independentistas catalanes (no de manera ingenua ni
inocente) llaman “dret a decidir”.


Lo señalado y defendido por EV, ¿es también la posición de Revolta
global? ¿Es tesis compartida por Izquierda Anticapitalista en su
conjunto?

PS: Por si hubiera alguna duda de la situación, el pasado martes 3 de
septiembre, la ANC señaló que “la Via Catalana cap a la Independència
que es farà el proper 11 de setembre” no modificará su recorrido para
sumarse a la propuesta “d’encerclar la seu central de La Caixa, feta
pel moviment Procés Constituent”. ANC dejó muy caro que no están
dispuestos a cambiar el lema, el nombre y el objetivo de su
iniciativa. “L’Assemblea recorda que el traçat ja està establert i,
per tant, l’ANC es desmarca de la proposta #Encerclem La Caixa”.


        ¿Está claro? ¿Está clara la composición de clase, la cosmovisión
política de la Asamblea Nacional de Cataluña, una organización que
toma su nombre (impropiamente) de la Asamblea de Cataluña, una
agrupación antifranquista que en su 4º punto señalaba “procurar
coordinar estas acciones con las organizaciones democráticas del resto
del estado español” y que jamás habló de independencia sino del
Estatut de 1932 y del ejercicio del derecho de autodeterminación.

Notas:
[1] http://blogs.publico.es/esther-vivas/2013/09/05/por-que-el-11-de-septiembre-rodearemos-la-caixa/

Salvador López Arnal es miembro del Front Cívic Somos Mayoría y del
CEMS (Centre d’Estudis sobre els Movimients Socials de la Universitat
Pompeu Fabra, director Jordi Mir Garcia)

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores
mediante una licencia de Creative Commons