Sou a: Inici / Usuaris / Salvador López Arnal / textos / 2013 / La carta de la directora gerente del FMI

La carta de la directora gerente del FMI

Al lado de Sarkozy y para ser utilizada (con un apunte sobre la tesis de Yanis Varoufakis)

 


Salvador López Arnal

'Le Monde' reveló el pasado lunes, 10 de junio, la carta que la actual
directora del FMI escribió al ex presidente de la República francesa.
Miguel Mora [1] recuerda que ambos son sospechosos de haber
beneficiado a Tapie con una indemnización en arbitraje privado de 403
millones de euros que el Estado francés tuvo que abonar al gran
emprendedor francés. Christine Lagarde, ex ministra de Economía,
actual directora gerente del FMI, “es sospechosa de complicidad en
falsedad y desvío de fondos públicos en el escándalo Tapie”  (Monsieur
Tapie fue anteriormente fugaz ministro socialista bajo la presidencia
de Mitterrand. ¡Para morirse de asco y vómitos!).


Lagarde fue interrogada durante 22 horas por los jueces de la Corte de
Justicia de la República el pasado 23 de mayo y declarada testigo
asistido. El 20 de marzo, la policía había encontrado durante un
registro en su casa de París una carta manuscrita y sin fecha,
destinada a Sarkozy. ¿Llegó a enviársela? No se sabe, no se responde.
Según los investigadores, el ex presidente de la República, que goza
de inmunidad legal como ex jefe del Estado, “fue el gran urdidor en la
sombra del arbitraje privado avalado por Lagarde y que ahora el
Gobierno socialista va a recurrir ante la justicia”.


Vale la pena reproducir la carta de Madame Lagarde a Sarkozy, su guía.
No tiene desperdicio:


Querido Nicolas, muy breve y respetuosamente,


1) Estoy a tu lado para servirte y servir a tus proyectos para Francia
2) He dado lo mejor de mí, pero he podido fallar alguna vez. Te pido perdón.
3) No tengo ambiciones políticas (sic) ni deseos de convertirme en una
ambiciosa servil como muchos de esos que te rodean y cuya lealtad
resulta, en algunos casos, poco duradera.
4) Utilízame mientras te convenga y convenga a tu proyecto y tu casting.
5) Si me utilizas, te necesito como guía y apoyo: sin tu guía podría
ser ineficaz, sin tu apoyo podría ser poco creíble.


Con mi inmensa admiración, Christine L..

Lo de tu casting, admitámoslo, es lo mejor de la misiva. ¡El lenguaje
dominante de las cartas y notas entre miembros de la clase dominante!
A eso se le debe llamar hegemonía cultural.


Mas hay en este asunto una derivada externa y marginal que merece un
breve apunte.

Hace pocas semanas, Yanis Varoufakis escribía una nota sobre “La
cólera antialemana del FMI y su relevancia para la periferia deprimida
de la Eurozona” [2]. Sin necesidad de presentación, Varoufakis -tomo
pie en la nota de los editores de sin permiso- “es un reconocido
economista greco-australiano de reputación científica internacional”.
Es también profesor de política económica en la Universidad de Atenas
“y consejero del programa económico del partido griego de la
izquierda, Syriza”. Actualmente enseña en los EEUU (Universidad de
Texas). Su último libro, El Minotauro Global [3], acaba de ser
publicado en castellano por Capitán Swing [3].


YV señala en su escrito que el informe del FMI sobre Grecia “viene a
culminar el mea culpa del Fondo por su complicidad en una serie de
rescates tóxicos que han contribuido a la kosovización en curso de la
periferia de la Eurozona”. Él mismo, en marzo de 2012, informó “de un
golpe preventivo del FMI, cuyo propósito era cubrirse las espaldas
ante el fracaso cantado de un nuevo programa”. El siguiente paso del
Fondo fue confesar grandes errores “en el cómputo de los
multiplicadores fiscales: un reconocimiento de que el programa de
consolidación fiscal impuesto a nuestros desventurados países jamás
produciría otra cosa que la intensificación de una crisis de deflación
por deuda”.


YV señala que fue invitado el pasado febrero “a dar una charla en un
simposio de juristas sobre el marco y los requisitos jurídicos de la
tan debatida Unión Bancaria europea”. Fue allí, precisamente allí,
donde se percató del alcance de la cólera contra Alemania, Francfort y
Bruselas reinante entre los funcionarios del FMI. Más importante aún,
“el FMI estaba que trinaba con que Alemania proclamara una unión
bancaria sólo para asegurarse de que nunca tendría lugar: honraba la
idea de una Unión Bancaria sólo para deshonrarla”.


Sólo a sí mismo, sostiene YV, puede culpar el FMI de haberse
convertido en miembro dócil de la Troika, con los catastróficos
resultados conocidos por los ciudadanos asiáticos del este meridional
y los pueblos latinoamericanos “a los que ahora vienen a añadirse
millones de europeos”. Después de todo, recuerda YV, “sólo hace unos
meses que la señora Lagarde, contraviniendo su mejor juicio, vino a
defender otra monstruosa reencarnación del rescate griego. Si bien se
piensa, la señora Lagarde adoptó una pauta de conducta ya apuntada por
su predecesor: discrepa de los análisis y de las políticas de Europa,
pero, en el momento crucial, respalda y legitima esas políticas con tu
complicidad”. Parece consiste con el tono y el estilo de la carta
reproducida.


Qué oportunidades, se pregunta YV, “abre a Europa la confesión del
FMI”. Su respuesta -sencilla según él mismo, pero muy consciente de
que no gustará “a muchos de mis amigos situados en el lado izquierdo
del espectro político”- es la siguiente: los países de la periferia
europea deben forjar una alianza con el FMI, “al menos en el contexto
de presionar a favor de una transferencia inmediata de propiedad,
responsabilidad y poderes de reestructuración y de gestión de nuestros
bancos quebrados directamente hacia el Mecanismo Europeo de
Estabilidad (MEE) y el BCE”. Sólo de esta manera, asegura YV, tendrán
nuestras naciones –Grecia, España, Portugal,…- “una posibilidad de
volver a respirar, de librarse de la Bancarrotocracia y de empezar a
planear su futuro con un adarme de esperanza”. Al menos en eso,
asegura YV, el FMI podría -¡podría!- estar dispuesto a divorciarse de
Berlín y de Francfort. No ve mejor forma “de abrir una grieta en el
Telón de Acero de la misantropía austeritaria”.


¿Dónde pueden ubicarse las tesis de YV? ¿Son una llamada en el aire?
¿Pensamiento desiderativo de una noche primaveral? ¿Un querer llamar
la atención tocando puntos nodales? ¿Pretensión de romper los esquemas
y las mentes “dogmáticas” de los ciudadanos de izquierda proponiendo
una alianza con la Bicha, con una de las instituciones más nefastas de
la Historia reciente de la Humanidad?


Sea como fuere, sabiendo del que cojea y cómo y qué escribe la señora
Lagarde, ¿de verdad que YV puede defender una alianza táctica,
puntual, con una institución por ella presidida? ¿Qué puede pensarse
de alguien que se expresa en los términos usados en la carta escrita
al ex presidente de derecha extrema neoliberal francesa?

Notas:
[1] http://economia.elpais.com/economia/2013/06/17/actualidad/1371468800_262276.html
[2] http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6060
[3] Para muchos críticos, según la nota de sp, “la mejor explicación
teórico-económica de la evolución del capitalismo en las últimas seis
décadas”.